Impresión monetaria histórica pero la inflación no está ni se la espera - deGerencia.com
NOTICIA

Impresión monetaria histórica pero la inflación no está ni se la espera

El Banco central Europeo (BCE) se encuentra actualmente expandiendo su balance como nunca antes lo había realizado. Si cuando finalizamos el año su balance era de 4,673 billones de euros, hasta la fecha se ha añadido 1,751 billones hasta alcanzar los 6,424 billones. Esta tendencia es propia de los grandes bancos centrales para combatir las crisis vinculada al Covid-19, con pocas excepciones como el Banco Popular de China.

Si analizamos La evolución de los activos de los tres grandes bancos centrales (la Fed, el BCE y el BoJ) vemos que en el último año el balance se ha disparado un 46,7%, ritmos solo vistos en el verano de 2008 para combatir la Gran Crisis.

La razón de esta fuerte expansión la encontramos en los programas de flexibilización cuantitativa y las medidas de liquidez. En el caso del BCE, en marzo se impulsó el programa de compras de emergencia pandémica del BCE (PEPP). El 4 de junio de 2020, se decidió aumentar la dotación de 750.000 millones de euros para el PEPP en 600.000 millones de euros hasta un total de 1,35 billones de euros. Para dar apoyo a la liquidez, se han realizado operaciones de refinanciación a largo plazo específicas (TLTRO III) que ha registrado una muy alta absorción de fondos, apoyando los préstamos bancarios a empresas y hogares.

A día de hoy, el balance del BCE ya ha llegado a los 6,4 billones de euros. Si hacemos una comparativa en dólares, el BCE sería el banco central con el mayor balance con 7,6 billones de dólares, por encima de la Fed (7 billones), BoJ (6,4 billones), BPOC (5,1 billones).

No obstante, para hacer una comparativa más rigurosa, lo correcto es comparar el tamaño del balance de la autoridad monetaria frente al tamaño de la economía en cuestión. De este modo, tenemos que, hoy por hoy, no hay banco central que supere la agresividad monetaria del BoJ cuyo balance de 683 billones de yenes ha llevado a una medición relativa del 125% del PIB, muy alejada del resto de mediciones: BCE (61% del PIB), y el BPOC y Fed (36% del PIB en ambos casos).

A pesar de la masiva impresión monetaria, la inflación ni está ni se la espera

Pudiéramos pensar que con los bancos centrales en pleno frenesí de expansión monetaria, la inflación debería estar disparada… Pues no, todo lo contrario. Lo cierto es que el objetivo de un nivel de precios cercano al 2% en el medio plazo parece cada vez más lejano porque este año hemos visto como la evolución de los precios ha ido menguando hasta llegar al mes de agosto que ha entrado en terreno negativo…



  • Ver original en El Blog Salmon
  • Publicado el martes septiembre 8, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.