"Hasta el frigorífico servirá para comprar por internet" - deGerencia.com
NOTICIA

«Hasta el frigorífico servirá para comprar por internet»

Ha trabajado muchos años en el mundo de la banca (Goldman Sachs, varias entidades italianas, etc..) y desde 2012 está en Mastercard, donde ha pasado por varios puestos hasta llegar a ser presidente de Mastercard Europa.

¿Qué novedades hay en su sector?

—Tengo que reconocer que en los cinco años que llevo en Mastercard cada día he tenido una sorpresa positiva, algo nuevo y eso es estupendo porque te carga de energía.

—¿Y todas han sido buenas?

—Por supuesto que no pero la mayoría, sí, desde luego. Mastercard es una compañía fantástica que ha hecho un gran cambio cultural ya que hace diez años era un consorcio y se transformó en una compañía privada cotizada con la innovación como el eje central de la empresa. Creemos que en los próximos cinco años veremos más cosas nuevas de las que hemos visto en los últimos 50 años, y eso sucederá en cada rincón del mundo y en cada área de actividad de la industria de pagos, que sigue creciendo sobre todo porque los pagos en efectivo siguen siendo aún el 85% del total en el mundo.

—¿Desaparecerá el dinero?

—No lo creo. Desde que estoy en Mastercard el cambio ha sido minúsculo en este sentido, aunque yo creo que nadie lo puede decir con seguridad. Nadie tiene la respuesta aunque es muy posible que se vaya reduciendo el uso del dinero, lo que sin duda será bueno para la industria de los medios de pago. Un buen ejemplo del buen futuro que tiene esta industria es que en muchos peajes europeos son habituales las colas de ciudadanos que quieren pagar en efectivo porque no tienen tarjeta. La siguiente generación será la que cambie esto sin ninguna duda. Mis hijos, por ejemplo, tienen una app en sus móviles que recargan con dinero para pagar electrónicamente el metro o se hacen transferencias de dinero entre ellos mediante el mismo sistema. Esto quiere decir que la sociedad está cambiando rápidamente con la ayuda de la tecnología. En Europa alrededor del 50% de los pagos se hacen de manera electrónica y el otro 50% en efectivo, porcentaje que varía mucho dependiendo de los países ya que los del sur de Europa, España incluida, están un poco por detrás de los del norte en pagos electrónicos al tener una población más envejecida.

—¿Qué país europeo es más avanzado en medios de pago?

—Suecia, que tiene ya el 90% de los pagos electrónicos. Lo que hacemos desde Mastercard es promover el aumento de las transacciones electrónicas tanto físicas, mediante el uso de tarjetas de crédito en una tienda, pero también en las nuevas soluciones digitales que hacen furor por ejemplo entre los millenials. Estamos invirtiendo mucho para liderar toda esta transformación ya que, por un lado, está la mejora de los sistemas actuales de redes y por otro la creación de un nuevo ecosistema digital. En el primer apartado se puede incluir por ejemplo toda la tecnología «contactless», que permite pagos con solo acercar la tarjeta al terminal y que ha tenido un enorme éxito porque es un poco adictivo ya que en solo 3 segundos pagas las compras. En el caso de los transportes públicos, por ejemplo, es fundamental para aumentar la agilidad porque tan solo se pasa la tarjeta y se paga…nada de pin, con lo que se ahorra mucho tiempo, tanto el cliente como la tienda. Este es un ejemplo de una tecnología segura e innovadora, que alcanza porcentajes ya del 50% de las compras en Australia, y que en Europa no va más allá del 15%.

—¿Y los nuevos proyectos para el mundo digital?

—Ese es un camino más largo pero fundamental. Estamos intentando recrear en el entorno digital la realidad física, por lo que estamos desarrollando carteras digitales, nuestra Masterpass, donde el usuario tiene que registrarse y es una especie de cartera de carteras donde puedes registrar las tarjetas que uno desee (Visa, Mastercard, American Express, etc…) y luego decidir con la tarjeta que quieres pagar la compra. Esto requiere nuevas soluciones digitales y nuevas reglas ya que necesitamos aumentar la seguridad. Nuestra idea es que cada dispositivo es susceptible de ser comercial. Ahora pensamos que para comprar hay que entrar en internet y en el futuro cada dispositivo podrá hacerlo. Le pongo un ejemplo. Estamos desarrollando un entorno digital con Samsung que nos permitirá ver el interior del frigorífico a distancia y podremos comprar a través de un dispositivo los productos que se hayan acabado y confirmar en encargo con la huella digital o con un simple «selfie» que reconozca el iris y que, hasta ahora, es el sistema más seguro. Y el ejemplo del frigorífico se puede aplicar al coche también. Los pagos serán más rápidos, inteligentes y más seguros.

—¿Y para lograr estos objetivos Mastercard busca startups por el mundo o desarrolla sus soluciones?

—Tenemos un Lab de innovación en Dublin pero tiene sucursales por todo el mundo y, casi lo más importante, el Lab está desconectado del negocio principal con lo que se puede dedicar a pensar de manera independiente ya desarrollar prototipos.

—¿Cómo ve la industria de pagos en España?

—España es un país que ha sufrido una enorme transformación digital y por eso es uno de los mercados más importantes para Mastercard. Una de las explicaciones para este fenómeno es que la tasa de teléfonos móviles es muy elevada en España y la economía está creciendo, lo que ha hecho que las compañías más importantes estén aquí como es el caso de Apple, Samsung, Google o Vodafone. El mercado español es el que ha sufrido una transformación mayor en toda Europa. Como resultado de todo ello estamos invirtiendo mucho aquí, y Masterpass por ejemplo ya está implantado en Caixabank desde finales del año pasado y el proceso seguirá con otras entidades aunque no podemos dar nombres aún.



  • Ver original en Diario ABC
  • Publicado el martes abril 11, 2017


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.