Gobierno apuesta a la flexibilización de controles ante la elevada inflación - deGerencia.com
NOTICIA

Gobierno apuesta a la flexibilización de controles ante la elevada inflación

Según el diputado Sanguino, Pdvsa no puede seguir siendo la única que provea las divisas al país

La inflación marca la pauta. Los férreos controles comienzan a ceder espacios a políticas económicas que lucen más flexibles. La despenalización del mercado cambiario, que dará paso a un nuevo dólar oficial, vendría acompañada de una revisión al esquema vigente de control de precios.El diputado Ricardo Sanguino, presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, dijo que el Gobierno apuesta a lograr estabilidad económica con el sistema alternativo para realizar transacciones en moneda extranjera, al que prefiere no llamar «permuta», ya que el sistema que operó hasta 2010 estuvo plagado de vicios.»Claro que hay que flexibilizar, la economía ha crecido y es necesario hacerlo, pero hay que destacar que ha sido un crecimiento con inclusión social, y esto significa mayor actividad productiva. No puede seguir siendo Pdvsa la única que provea las divisas».Explicó que se trata de un sistema alternativo en el que las empresas que realicen convenios con Pdvsa en la Faja Petrolífera del Orinoco colocarán los dólares producto de dichos proyectos en cuentas en dólares en el país y no en el extranjero, como se venía haciendo. «Eso representa unos siete mil millones de dólares de oferta para ese mercado».La finalidad del nuevo mercado es «abatir al innombrable ( dólar no oficial)», que según admitió Sanguino, «está siendo utilizado como un marcador», para la fijación de precios, lo que estaría alimentando la especulación . Control de preciosEl 18 de julio de 2011, el presidente Hugo Chávez dictó el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Costos y Precios Justos, publicado en la Gaceta Oficial 39.715, en el que se creó la Superintendencia Nacional de Costos y Precios ( Sundecop ), con el objetivo de «combatir la usura y la especulación , y garantizar la estabilidad de los precios».Esta ley permitió la fijación del precio máximo de venta al público de una lista de productos, entre los que destacan papel higiénico, toallas sanitarias, detergente, cloro, pañales, champú, pasta dental, jabón de baño, jabón de panela, desodorante, limpiadores, agua mineral, jugos pasteurizados, y compotas. La regulación se fijó en la providencia administrativa N° 059, del 29 de marzo de 2012, publicada en la Gaceta Oficial 39.894. Ha transcurrido un año y medio y este control ha estado muy lejos de ser exitoso. No solamente la inflación siguió haciendo de las suyas, también la especulación y la escasez.»Tuvimos que apelar a los controles de precios ante la especulación desmedida. Se creó la Ley de Costos y Precios Justos y se fijaron unos precios máximos que no son estrictos, están sujetos a revisión con cierta periodicidad», acotó el presidente de la Comisión de Finanzas, quien no descartó además la posibilidad de una reforma.»Los instrumentos jurídicos no son inflexibles. Una vez instalado el Consejo Superior de la Economía, la Asamblea Nacional se pondrá a disposición del Ejecutivo para legislar en la materia que se requiera».La inflación del grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas entre agosto de 2012 y agosto de 2013 trepó a 62,5%, mientras que entre agosto de 2011 y agosto de 2012 había sido de 17,9%. En este grupo entran muchos de los productos regulados.En 20% se ubicó el índice de escasez al cierre de agosto, habiéndose registrado en abril la escasez más alta (21,3%) desde que se comenzó a medir este indicador en 2009. Al cierre de agosto, el BCV reporta que el índice de escasez de un producto regulado como papel higiénico es de 70,8%.Ajustes oportunosPara la economista Tamara Herrera, directora de la firma Síntesis Financiera, los ajustes regulares de precios no generan tanta inflación como la escasez provocada por los controles.»Inevitablemente el Gobierno se ha dado cuenta que tiene que flexibilizar su política de control de precios exageradamente rígida, aunque pareciera que están atados ideológicamente a un proceso de controles. La dificultad de producción genera cuellos de botella que producen escasez y aumentos de precios mucho mayores a los que ocurren en economías sin controles».De igual manera opina en lo que al control de cambio se refiere. Una vez implementado el nuevo mercado permuta, considera necesario que exista flexibilidad para permitir ajustes en los precios de los productos que se trasladen a ese mercado.»El suministro de Cadivi se redujo notablemente, y eso se vio reflejado en el aumento del dólar paralelo. Es preferible hacer los ajustes aunque sean graduales que postergarlos. En la situación actual, esto puede significar un alivio para la inflación «.El diputado Alfonso Marquina, miembro de la Comisión de Finanzas de la AN, considera que despenalizar el control de cambio para regresar a un sistema similar al permuta es un reconocimiento del Gobierno de que los controles no han funcionado. Aunque no es muy optimista en cuanto al eventual freno a la inflación que pudiera impulsar el mercado alternativo, cree que sí puede aliviar el tema de la escasez.»Con este nuevo mecanismo no se va a resolver el problema de la inflación pero sí se puede dar, de alguna manera, una respuesta medianamente efectiva al tema del desabastecimiento».De acuerdo a la opinión del parlamentario de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), la Ley de Costos y Precios Justos hay que revisarla. No obstante, aclara que hasta el momento no ha habido ninguna propuesta al respecto. «En la práctica, lo que nos ha dado esa ley es la inflación más alta de América Latina y la segunda más alta del mundo».Las respectivas reformas a la Ley Contra los Ilícitos Cambiarios y la Ley del Mercado de Capitales, necesarias para la implementación del nuevo sistema cambiario, tampoco han sido propuestas al Parlamento, según destacó Marquina.»Ese tema lo puso el Gobierno en la opinión pública luego de iniciadas las vacaciones parlamentarias. En la Comisión de Finanzas no se ha trabajado porque no se ha recibido el proyecto de reforma. Esas leyes las estará trabajando, o las tendrá adelantadas el Ejecutivo nacional, pero los proyectos no han ingresado formalmente al Parlamento y menos a la Comisión de Finanzas». En todo caso, cuando comience a operar el nuevo mecanismo cambiario, anunciado ya por el presidente Nicolás Maduro, sostiene el parlamentario opositor que el Gobierno debe flexibilizar la estructura de precios porque toda la estructura de costos va a cambiar. «Se necesitará una revisión completa de todo este perverso sistema de controles. Yo, en particular, soy de la tesis de que los excesos de controles lo que hacen es crear distorsiones en la economía y ahora estamos pagando las consecuencias.Pareciera inexplicable que un país donde hay control de precios, control de tasas de interés, control del tipo de cambio , controles de todo, tengamos la inflación más alta de América Latina y una de las más alta del mundo».Controles rigurososTotalmente opuesta es la opinión del economista Blagdimir Labrador, secretario de Gobierno de Francisco Arias Cárdenas en Zulia. «Yo soy partidario del control de cambio , teniendo más vigilancia y supervisión para asignar las divisas a la economía real. Que cada dólar , cada divisa que se entregue, vaya a un sector clave y prioritario de la economía, como alimentos, salud e industria, fundamentalmente».  Recuerda que con la devaluación de 76% aplicada por el fallecido Hugo Chávez en 2010, se logró que el dólar paralelo bajara unos cuatro bolívares, con relación al precio que en ese momento se estaba pagando por la divisa libre, el cual no se puede mencionar. Es por ello que apuesta al nuevo mecanismo únicamente como una opción que permita golpear el mercado especulativo más no como una flexibilización del control de cambio .»No se trata de flexibilizar, aquí se ha asignado divisas por una cantidad importante a la economía. Esta economía genera las divisas suficientes para su desarrollo sostenido, solo tenemos que atacar el mercado especulativo, al dólar paralelo tenemos que quebrarlo. Es un mercado que no está determinado por la demanda y la oferta sino por sectores especulativo y sectores que están conspirando contra la economía nacional». Lejos de inclinarse por ajustes de precios acordes a la inflación y los costos de producción, Labrador apuesta por una mayor vigilancia por parte del recién creado Consejo Superior de la Economía al mercado cambiario, la producción de alimentos y la distribución. «Para derrotar un problema estructural que es la inflación , tenemos que ser mucho más rigurosos porque damos divisas a dólar preferencial y luego venden a dólar libre. No solo tenemos que controlar la asignación de divisas sino regular a quién le estamos asignando las divisas y que los bienes que se traigan con divisas preferenciales se vendan a dólar preferencial». Concluye que «el que quiera ir al mercado especulativo que vaya, pero los dólares generados por nuestro país que se asignen eficientemente a la economía real».



  • Ver original en El Mundo Economia y Negocios
  • Publicado el martes septiembre 17, 2013
  • Noticia local de Venezuela


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.