Gestión de equipos: 8 tips para ganar eficacia - deGerencia.com
NOTICIA

Gestión de equipos: 8 tips para ganar eficacia

La gestión de quipos es necesaria siempre que nos encontramos ante la necesidad de guiar a cualquier grupo humano, ya sea un club deportivo, una banda de música o un equipo de trabajo. En todos los casos es necesario seguir una serie de normas y principios básicos que permitan su correcta gestión y organización, para que cada uno de los integrantes del grupo tenga todo lo necesario para rendir al máximo.

En este post repasamos qué es la gestión y equipos, cómo llevarla a cabo y de qué modo superar los retos que impone el enfrentarse a un equipo “difícil”.

¿Qué es la gestión de equipos?

La gestión de equipos se puede definir como el rol de un jefe / líder de equipo para administrar y coordinar un grupo dispar de miembros de un grupo humano en aquellas tareas necesarias para entregar un producto terminado, ajustándose a un plazo y presupuesto fijados.

Debe tenerse en cuenta que existe una diferencia entre liderazgo y gestión. Quien se dedica a la gestión de quipos debe aspirar a ser un líder, buscando guiar y desarrollar, en vez de exigir e imponer; actuando como ejemplo inspirador, en vez de como figura autoritaria.

¿Cómo se gestiona un equipo de trabajo?

Dentro de la empresa son muchas las ocasiones en las que es preciso contar con el apoyo de un profesional especializado en la gestión de equipos. Por ello te ofrecemos estos 8 consejos para gestionar equipos de trabajo:

El fin y los medios

En una empresa, todos los empleados, desde altos directivos hasta trabajadores de cualquier área, deben saber cuáles son los objetivos, metas y valores de la empresa, y conocer los métodos y procesos que se han de llevar a cabo para alcanzar dichos objetivos. Se trata de conocer el lugar que cada uno de ellos ocupa en la empresa, pero también de identificarse con los valores de la marca.

El entorno de trabajo

El entorno de trabajo es vital para la correcta gestión de los equipos de trabajo. Cuando un entorno de trabajo es amplio, bien iluminado, está limpio y ordenado, y ofrece al trabajador todas las herramientas y la tecnología que necesita, se puede decir que se está dando el primer paso para una gestión eficiente del equipo de trabajo.

El tiempo

A la hora de gestionar equipos también es importante saber gestionar su tiempo. Es cierto que cada trabajador tiene su propia responsabilidad respecto al uso que hace de su tiempo, pero en otras ocasiones también es responsabilidad de los directivos. Hay que evitar todas las reuniones improductivas, las ponencias sin objetivo claro, los experimentos extraños que no llevan a ningún lado, solo a perder tiempo.

Conocer fortalezas y debilidades

Se percibe a un equipo de trabajo de forma global pero, en realidad, para que ese grupo funcione es necesario saber cómo son cada uno de los trabajadores que lo forman, cuáles son sus puntos fuertes y débiles y cómo se pueden aprovechar sus virtudes por el bien de la empresa.

Motivar al grupo

Cuando un empleado lleva mucho tiempo formando parte de un equipo de trabajo, existe la posibilidad de que pierda la motivación o que se instale en una zona de confort. Para evitarlo, es necesario saber motivar al grupo, tanto de forma general, como a cada una de las piezas que lo componen. Propón nuevos retos, ofrece premios, fomenta su participación en las decisiones de la empresa, etc.

Orienta el talento

Hay un hecho indiscutible: las personas con talento, en cualquier ámbito, no son fáciles de gestionar. Son líderes natos, creativos, rebeldes… diferentes. Y así debe ser. Lo importante, en este caso, es detectar dónde está el talento en el grupo y saber orientarlo hacia el objetivo grupal, es decir, evitar que ese talento se disperse o no se aplique por el bien de la empresa.

Confianza en el equipo

Los jefes demasiado autoritarios no son percibidos positivamente por el equipo. Inspiran temor o antipatía, pero nunca respeto y, por tanto, no podrán sacar lo mejor de su equipo. Hay que mostrar confianza en el equipo, saber escucharles y delegar cuando sea preciso. Es la mejor manera de que los empleados se sientan valorados y rindan más.

Feedback

Una de las mejores formas de demostrar esta confianza y de estrechar la relación con el grupo es mostrarse cercano y ofrecer un feedback adecuado. Además, la comunicación con el equipo permite poner en común los conocimientos y tareas de cada trabajador, y evitar fallos en la operativa por culpa de malentendidos o procesos mal definidos.

¿Cómo gestionar equipos de trabajo difíciles?

Ganar respeto a veces no es fácil cuando a alguien se le asigna un rol de liderazgo. Hacerse al equipo requiere un proceso que puede parecer difícil al principio y que implica la capacidad para gestionar a los miembros del equipo “difíciles” con los que uno de puede encontrar.

Este tipo de problemas en la gestión de equipos suele darse especialmente si se es un líder sin experiencia. Pero saber cómo lidiar con los miembros del equipo más obstinados y malhumorados es una habilidad crucial que necesita aprenderse para poder unir a todo el grupo humano.

Identificar el problema, ser honesto y hablar de ello, escuchar a los demás, proponer soluciones y mantener la profesionalidad en todo momento son pasos que conducen hacia la solución.

El equipo y su respeto se ganan cuando las personas que lo forman se dan cuenta de que el líder es capaz de llevarles al éxito. Contar con miembros difíciles en un grupo puede ser muy frustrante, pero la única solución es aceptar el desafío y aplicar todas las habilidades de liderazgo y gestión de equipos adquiridas en la formación y a lo largo de la experiencia.



  • Ver original en Retos Directivos
  • Publicado el miércoles enero 20, 2021


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.