Diez cosas que sólo entiendes cuando eres freelance - deGerencia.com
NOTICIA

Diez cosas que sólo entiendes cuando eres freelance

«El pago del primer trabajo que realicé como freelance me llegó tres años después», asegura Berenice Andrade, una de los 13.4 millones de trabajadores independientes que existen en México en la actualidad.

Estos trabajadores no son empleados con un contrato de planta y a menudo trabajan a distancia y en horarios que no son fijos, pero el 69% asegura que precisamente la posibilidad de manejar los tiempos es la mayor ventaja de trabajar en esta modalidad.

Según un estudio realizado por la firma Nubelo, el 31% valora el trabajo desde casa y el 13% reconoce la independencia que se logra. Pero quizás el dato más importante es que ocho de cada 10 aseguran ser más productivos bajo este esquema laboral.

Sin embargo, existen muchos escenarios cargados de incertidumbre que experimenta un freelance pues lejos de esa idea romántica que se tiene de ser su propio jefe, se lidian con factores que escapan de las manos del trabajador.

Graciela Romero, quien lleva cuatros años trabajando bajo este esquema, asegura que «estar al día con Hacienda, tener un buen contador y saber qué facturar para que la mitad de lo que ganas no se te vaya en impuestos es lo peor».

En una encuesta realizada por Trabajando.com a 2,000 trabajadores, el 50% consideró que la inestabilidad económica es la peor parte de ser freelancemientras que el 42% dijo que otra de las desventajas es no recibir compensaciones, vacaciones y todo tipo de beneficios que otorga una empresa. No obstante el 72% asegura que sí ha pensado en tener un trabajo independiente o como freelance. 

En mi experiencia, ganas mucho más. Al menos en el mundo editorial y de la publicidad los colaboradores son mucho mejor pagados que los contratados. Por ejemplo, puedes sacar 5,000 pesos por un texto que escribes en unas horas como colaborador, pero si trabajas en la misma revista que te paga eso, ganarás 15,000 haciendo otros 20 textos y más trabajos durante todo el mes», destaca Graciela Romero.

1. Los fines de semana ya no son días de descanso: para adaptarte a los tiempos de los clientes, a veces se tiene que trabajar mucho los fines de semana. Puedes pasar días encerrado mientras los demás salen de fiesta y con amigos.

2. Ser desorganziado es igual a fracaso: Si bien es cierto que puedes organizar tus tiempos, también necesitas una agenda organizada y un espacio acondicionado para poder sacar el trabajo.

3. ¿Qué son puentes o vacaciones?: A diferencia de alguien que trabaja en una empresa y que sabe que le pagarán los días inhabiles de semana santa, un freelance debe realizar la cantidad de trabajo que crea necesaria para subsistir, y eso incluye días feriados y periodos vacacionales. Así, entre más dinero necesite, aceptará más proyectos, aunque eso signifique no tomar un periodo de descanso y mucho menos puentes.

4. Eres el especimen raro que no se queja del tránsito ni de las marchas: A diferencia de todos los trabajadores de oficina que lidian con la congestión vial en horas pico, un freelance trabaja la mayor parte del tiempo desde casa, así que si las marchas o las lluvias enloquecen la ciudad, el freelance puede gozar literalmente de «ver llover y no mojarse».

5. «Requieres facturas todo el tiempo: Para un freelance es extremadamente importante facturar todo lo que pueda para aminorar la carga de impuestos que debe pagar. A este punto también se suma de nuevo la importancia de ser organizado pues todas esas facturas serán requeridas para comprobar tus gastos.

6. Tu contador es tu mejor amigo: Para que todas tus facturas y recibos se traduzcan en que eres un buen contribuyente, necesitas de un contador. Hay personas que pueden pasar toda su vida sin necesitar uno, pero no un freelance.

7. ¿Cuando me pagan?: Esta es una pregunta constante. Un freelance no tiene un pago fijo como la quincena y las empresas les pagan en tiempos distintos. De hecho, en algunas ocasiones, la paga puede retrasarse o en un caso extremo, nunca llegar. Por ello es importante tener una buena administración y contar con un colchón que te respalde mientras llega el pago esperado.

8. ¿Con qué se comen las prestaciones?: Cuando se habla de utilidades, caja de ahorro o aguinaldo el freelance prefiere pensar en lo bien que trabaja, pues estos son privilegios que sólo reciben las personas que trabajan como asalariados. Por ello, contratar un fondo de ahorro y un seguro de gastos médicos mayores son cosas que un freelance no puede pasar por alto.

9. Todo urge: Cuando trabajas para un jefe y te retrasas con algo le puedes explicar que estabas atendiendo otros pendientes pero, cuando eres freelance, cada cliente quiere su trabajo lo más pronto posible y no puedes explicarles que te retrasaste porque estabas ocupado en otro proyecto.

10. Quieres hacer algo recreativo en lunes: Como organizas tus propios tiempos, a veces terminas trabajando mucho los fines de semana para entregar los trabajos en los días laborales comunes y a veces terminas teniendo el lunes libre a medio día, mientras todos los demás están empezando sus jornadas semanales…



  • Ver original en America Economia
  • Publicado el domingo mayo 31, 2015


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.