¿Cuánto vale mi trabajo? - deGerencia.com
NOTICIA

¿Cuánto vale mi trabajo?

En los últimos tiempos, tanto en la Argentina como en el resto del mundo, cada vez se escuchan más los términos “emprendimiento” y “startup”. Y en ese sentido, son cada vez más los que intentan lanzarse al mundo de la independencia y autonomía laboral y así alcanzar el sueño de “ser su propio jefe”

En Argentina, según el Censo del 2010, de los mas de 18 millones de trabajadores activos en diferentes condiciones, cerca de 3,5 millones, son trabajadores por cuenta propia, independientes o freelancers, como se los suele llamar, lo que representa el 19% de la población laboral activa. Más específicamente, Mendoza se encuentra en la 5º posición a nivel nacional, luego de BA, CABA, Córdoba y Santa Fe.

Esta condición es una elección de vida, con todos los beneficios y por menores que conlleva. Y a propósito de dificultades, los que trabajamos como freelance solemos llenarnos de dudas cuando finalmente nos solicitan una cotización. ¿Cuánto vale lo que hago? ¿Debo calcularlo en base a las horas que me demandará la tarea? ¿Tengo años de experiencia en relación de dependencia, pero como independiente soy nuevo? ¿Cuándo puedo considerarme un consultor? Los familiares y amigos me dicen que les de una mano… ¿como hago para cobrarles? ¿Tengo que tener un precio especial?

Frente a ello, como frente a la mayoría de las decisiones que tomamos en la vida, tenemos varias alternativas.

Lo primero que hay que saber es que ponerle precio a nuestro trabajo implica valorarnos en lo profesional y claramente es mucho mas complejo cuando de servicios intangibles se trata.

La frase “’no cobro por lo que hago, cobro por lo que sé”’, emblema del movimiento de diseñadores por no regalar su trabajo, sirve como parámetro para iniciar este análisis y llegar a buen puerto.

El valor de un producto o servicio debe ser suficientemente competitivo como para que el cliente lo acepte. Sin embargo, eso no significa que debe generarnos incomodidad. Cuando uno siente disgusto frente al valor percibido por una actividad, proyecto o servicio, algo anda mal y estamos obligados a realizar una revisión.

A continuación, Martina Huerta, de Umbral Capital Humano, comparte algunos tips a tener en cuenta a la hora de cotizar.

1. Busca información de mercado

Es sencillo. Nadie nace sabiendo. Solo tienes que informarte acerca de lo que cobran otras personas por servicios similares al tuyo para tener una idea aproximada del valor del servicio en general. Luego deberías hacer una comparación entre lo que ellos ofrecen y lo que puedes ofrecer. Una vez que llegues a ese valor, modifícalo de acuerdo a tus necesidades, seniority o cualquier otro factor que consideres esencial.

Algunos expertos explican una fórmula sencilla que consiste en partir del sueldo de una persona en relación de dependencia para a partir de allí, calcular el tiempo y en base a la compensación calcular el valor de tus servicios. Resulta que generalmente a la empresa le conviene contratar al freelance dado que un trabajador en relación de dependencia implica otros costos y riesgos que el autónomo no.

2. No cotices por hora

El primer tip va de la mano con la campaña antes mencionada. Hay que tener bien clara la diferencia entre precio y valor. El primero es el resultado del costo más el porcentaje de ganancia que uno decide lograr. En cambio, el valor es el plus de aquello que el cliente va a ganar a partir de contratar tus servicios.

Entonces, la consideración del tiempo a la hora de cotizar esta más atada al concepto de precio que al de valor. Pensemos en que los consultores expertos invierten mucho menos tiempo en su función que un junior, quienes tienen todo un camino por recorrer y a quienes seguramente les llevará mucho más tiempo llegar al mismo resultado que un senior. Los expertos aseguran que se trata de vender valor, creaciones, resultados más que horas.

3. No eres una ONG

Y es muy importante que tomemos clientes que compartan esto con nosotros. Por más amor y pasión que sintamos por nuestra actividad, no significa que trabajemos gratis. Y por esto, no debemos sentir vergüenza al estimar nuestra compensación por nuestro trabajo. Ocurre que frecuentemente nos encontramos con “la falta de presupuesto y/o recursos” por parte de potenciales clientes. Resulta entonces que queremos tomar el trabajo y cuando el cliente ajusta, nosotros nos acomodamos. Esto nunca termina bien para ninguna de las dos partes. Esto hará que terminemos trabajando a disgusto, y nadie que trabaja a disgusto genera valor. Para evitar esto, te recomendamos que luego de estimar el valor de tu servicio, establezcas un rango dentro del cual podrías moverte y saber entonces el límite por debajo del cual no tomarías el proyecto.

Un subtema al respecto lo conforman la forma y tiempo de pago, lo que te conviene establecer claramente con tu cliente a la hora de la contratación del servicio, es decir, de antemano. Podría ocurrir que tu cliente pague a 180 días…

Es fundamental conversar claramente con el cliente acerca de los detalles económicos. Si escuchas que sus comentarios no son claros puedes preguntar de cuánto presupuesto dispone. Ojo, no consultes “cuánto está dispuesto a pagar”, sino de cuánto presupuesto dispone. Sé asertivo, los matices hacen que los planteamientos sean diferentes.

4. Confianza.

Si no crees cabalmente que tu servicio vale lo que pides, nadie lo comprará. Un freelance es el 100% de su empresa, por lo que si a la hora de presentarte como profesional, a tus trabajos y casos de éxito, no lo haces con convicción, nadie lo hará por ti.

Como en todo, la experiencia a la hora de presentar nuestros servicios, nos va entrenando pero siempre es mejor estar preparado. Debes pensar en las preguntas que un cliente podría hacerte y las respuestas. Los casos y tener claro el valor que generaste. Te recomendamos siempre hablar en términos cuantitativos. Busca la forma de bajar tus experiencias a datos concretos…



  • Ver original en America Economia
  • Publicado el sábado abril 9, 2016


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.