Cuál es “el dilema del prisionero” y qué tiene que ver con las tácticas que te hacen pagar más caro - deGerencia.com
NOTICIA

Cuál es “el dilema del prisionero” y qué tiene que ver con las tácticas que te hacen pagar más caro

Estás en un restaurante con unos amigos disfrutando de una rica comida. Todo ha ido muy bien, hasta que llega la cuenta y debes pagar un 3% de costo adicional por “agradecimiento a la cocina”.

Vas a reservar una habitación en un hotel y encuentras una espectacular oferta a US$25 la noche. Pero cuando das el clic para comprar, ¡sorpresa! Aparece un valor adicional de US$36 por “tarifa nocturna del resort”.

Lo mismo ocurre cuando te cobran “costos administrativos” por el servicio de internet o cuando compras la entrada para ir a un concierto.

Estás en un restaurante con unos amigos disfrutando de una rica comida. Todo ha ido muy bien, hasta que llega la cuenta y debes pagar un 3% de costo adicional por “agradecimiento a la cocina”.

Vas a reservar una habitación en un hotel y encuentras una espectacular oferta a US$25 la noche. Pero cuando das el clic para comprar, ¡sorpresa! Aparece un valor adicional de US$36 por “tarifa nocturna del resort”.

Lo mismo ocurre cuando te cobran “costos administrativos” por el servicio de internet o cuando compras la entrada para ir a un concierto.

El problema, dice el experto, es que la táctica está creciendo en Estados Unidos y, probablemente, en otras regiones del mundo.

El dilema del prisionero
“Cuando hay un costo escondido obligatorio, se trata de una práctica de negocios inmoral“, considera Mohammed.

Afecta a los consumidores, dice, porque les hace más difícil comparar el precio final de un producto y además restringe la competencia porque cuando una firma hace ofertas brillantes, el resto queda en desventaja porque aparentemente cobra más caro.

Es lo que el consultor describe como “el dilema del prisionero de la competencia”.

Consiste en que cuando una compañía utiliza la táctica de los precios engañosos, empuja a las firmas rivales a hacer lo mismo.

“Una empresa lo hace, el resto la sigue y al final el consumidor pierde”, apunta.

El punto clave, agrega, es “la obligatoriedad” del sobrecargo, porque el consumidor debería tener la opción de elegir.

“Es un engaño”
“Es una locura, es un engaño que sigue creciendo, creciendo y creciendo”.

Las empresas que han incurrido en este tipo de prácticas suelen argumentar que la decisión final la toma el consumidor, básicamente porque nadie lo obliga a comprar al momento en que se ha sumado los costos adicionales…



  • Ver original en La Opinion
  • Publicado el viernes marzo 8, 2019
  • Noticia local de Estados Unidos


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.