Cómo hacer accionable el trabajo del conocimiento - deGerencia.com
NOTICIA

Cómo hacer accionable el trabajo del conocimiento

Entender cómo hacer accionable el trabajo del conocimiento es un gran reto, porque solo se puede trabajar sobre algo cuando es accionable.

En el trabajo manual, la tarea siempre es accionable. Es evidente qué hay que hacer y cuándo está hecho.

Por el contrario, en el trabajo del conocimiento la tarea ni es evidente ni es accionable. En consecuencia, antes de poder hacerla, hay que convertirla en evidente.

Esto supone un doble trabajo: definir qué hay que hacer y también cuándo estará «hecho».

Además de requerir un esfuerzo intelectual que preferiríamos evitar, hacer accionable el trabajo del conocimiento nos desagrada profundamente, porque afecta a nuestro ego.

Nos gusta presumir de nuestro trabajo. Nos pasamos el día «evaluando», «coordinando», «diseñando» y un largo etcétera de verbos que dan gran importancia a lo que hacemos.

Esto es un problema porque, cuando se convierte en accionable, el trabajo del conocimiento pierde todo su glamour.

Qué significa que algo es accionable
Puede parecer obvio que algo es accionable cuando se puede hacer, pero esto es en realidad mucho menos obvio de lo que parece.

Para empezar, porque «accionable» tiene varios significados.

Por una parte, accionable significa «sin dependencias».

Si quieres hacer una tortilla de patatas, pero antes tienes que ir a comprar patatas, entonces «hacer una tortilla de patatas» todavía no es accionable.

El motivo es que —te pongas como te pongas— sin patatas no puedes hacer tortilla de patatas.

Por otra parte, accionable significa «físico y visible».

«Hacer» implica algún tipo de actividad física y visible. Si algo no es físico ni visible, ¿cómo lo vas a poder hacer?

Puede que ya puedas «evaluar» ese informe, pero si no concretas qué tienes que hacer físicamente para ello, no podrás hacerlo.

Por eso, en GTD® hay un término específico para definir la actividad física y visible que se puede hacer —sin dependencias previas— para que algo avance: «siguiente acción».

El trabajo intelectual es intangible
El trabajo intelectual por sí solo no produce efectos físicos. Para que el trabajo intelectual tenga algún tipo de efecto físico hay que traducirlo en actividades físicas.

Esto nos lleva a que, para que esos verbos tan cool —«evaluar», «coordinar», «diseñar» y demás familia— tengan alguna consecuencia tangible, hay que traducirlos en verbos que impliquen acciones físicas y visibles.

Usar estos verbos sin traducir para construir nuestros recordatorios tiene un coste y por eso su uso es una mala práctica.

Cuando usas un verbo como «evaluar» a modo de recordatorio, estás dejando a medio hacer el trabajo de convertir la tarea en evidente.

Antes de poder «evaluar», tu cerebro va a necesitar traducir esa palabra a las actividades físicas y visibles que, una vez completadas, te van a permitir dar el tema por «evaluado».

Por eso la buena práctica es dejar a un lado el glamour y «aterrizar» estos verbos tan resultones en otros más vulgares.

¿Qué tienes que hacer —físico y visible— para poder dar por «evaluado» ese tema?

Seguramente la respuesta tenga que ver con actividades físicas y visibles como «leer», «anotar» o «comparar».

Cosas tangibles que producen resultados tangibles…



  • Ver original en Optima Infinito
  • Publicado el sábado junio 27, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.