Bill Gates se lanza a resolver el principal problema que impide que la eólica sea la solución energética (casi) definitiva - deGerencia.com
NOTICIA

Bill Gates se lanza a resolver el principal problema que impide que la eólica sea la solución energética (casi) definitiva

El panorama energético es últimamente un tablero geoestratégico en plena ebullición, y tras las guerras surgidas en torno a antiguos reyes hegemónicos del maná de la energía, se unen ahora las disruptoras soluciones de futuro que, o bien traen nuevas fuentes alternativas, o bien ofrecen soluciones para que estas últimas mejoren sus capacidades.

Hoy traemos una de esas soluciones complementarias a las fuentes energétivas alternativas, y que, en este caso en concreto, supondría una auténtica revolución energética en toda regla, que vendría a fraguar los cimientos del hormigón que ya trajo la transición energética más eólica. Y no, no se trata de un nuevo aerogenerador, sino que una disruptiva innovación por la que el propio Bill Gates está apostando muy fuerte.

Sin acabar de saber cuál será la fuente de energía del futuro, el hecho es que tal vez se trate de un reinado compartido
Bill Gates Se Lanza A Resolver El Principal Problema Que Impide Que La Eolica Sea La Solucion Energetica Casi Definitiva 2
A menudo se habla de una u otra fuente de energía como la futura reina del tablero energético, y que ejercerá su reinado de forma hegemónica. Esta visión actualmente podría ser mayormente errada, porque al menos en el medio plazo, todo apunta a que nos encaminamos hacia un escenario en el que van a seguir existiendo diversas fuentes energéticas conviviendo entre sí, y que además pueden llegar a ser complementarias. Así, es obvio que por ejemplo a medio plazo todavíá no se puede dar ni mucho menos al petróleo por muerto, ni a pesar de la virulencia del cambio climático. Y de hecho, es en torno al todavía estratégico sector petrolífero en el que se está fraguando una de las guerras energéticas más encarnizadas de nuestro tiempo, en la que se está luchando con el cuchillo en los dientes por la propia supervivencia de algunas naciones productoras.

Y por mucho que el juego de intereses y tradicionales intrigas del sector del oro negro fuerce a que sea a la vez una guerra abierta pero soterrada, sólo hay que irse fijando en los distintos actos en los que se va desarrollando la obra para darse cuenta de que hay mucha mar de fondo y muy gruesa en todo lo que se mueve hoy en día alrededor del petróleo; y eso que este sector siempre ha sido muy propicio para este tipo de escaramuzas, pero, como les decía, la pérdida de su hegemonía como fuente energética reina hace que la virulencia de la guerra de guerrillas sólo vaya “in crescendo” escalada tras escalada, especialmente cuando hay varias naciones y alguna superpotencia cuya economía literalmente no puede pasar sin caer en el derrumbe sin no sigue contando con los onerosos ingresos que le reporta el oro negro.

Dejando a un lado todo lo sobrevenido a raíz del fracking, y sin negar que buena parte del conflicto petrolífero tiene su origen en este nuevo tipo de yacimientos y en cómo el mayor consumidor mundial que es EEUU estaba pasando a ser uno de los grandes productores petrolíferos, lo cierto es que sobre el tablero energético hay ya desde hace algunos años otras fuentes. Con una Europa como líder y que fue pionera en apostar a gran escala por estas fuentes alternativas, la energía eólica ha sido una de las grandes apuestas de energía limpia, y que estaba llamada a jugar un papel destacado en la descarbonización de nuestras socioeconomías. Y en este tema, no olviden tampoco que pinchar la denominada “burbuja de carbono” también supone un problema socioeconómico de dimensión colosal y posibles consecuencias últimas nada halagüeñas, y para cuya resolución ya les analizamos en el pasado algunas propuestas de futuro que permitirían seguir quemando petróleo y a la vez luchar contra el cambio climático.

Pero dicho todo lo anterior, y centrándonos ya en el subsector concreto de la limpia energía eólica, esta fuente alternativa también presenta algunas características y desventajas que impiden poder considerarla como la fuente energética del futuro a asumir la sucesión del reinado hegemónico del oro negro. Así, una de las grandes desventajas de la eólica sería que no se puede contar con ella como proveedora de un flujo continuo e ininterrumpido de energía eléctrica, ya que su propia naturaleza (nunca mejor dicho) hace que unos días haya mucha producción eólica Dios Eolo mediante, y otros días las aspas de los molinos de viento estén más paradas que paradas. Pero esta evidente limitación podría estar llegando a su fin, y ahora llega una nueva y revolucionaria innovación (o proyecto de ella) por el que el propio Bill Gates ha decidido apostar como solución de futuro…



  • Ver original en El Blog Salmon
  • Publicado el martes julio 7, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.