Acusan a Google de dar en secreto datos personales de usuarios a anunciantes - deGerencia.com
NOTICIA

Acusan a Google de dar en secreto datos personales de usuarios a anunciantes

Irlanda investiga si el buscador recopiló información confidencial desde páginas web ocultas y los puso a disposición de los anunciantes.

Nuevo frente para Google en Europa. El buscador estaría utilizando páginas webs ocultas para recopilar información de sus usuarios que después pondría a disposición de los anunciantes, según una investigación del regulador irlandés, encargado de supervisar la actividad de la empresa en Europa, revelada por el diario Financial Times.

En concreto, lo que el regulador está investigando es si la tecnológica norteamericana emplea información confidencial de los usuarios, como su raza, su salud o sus inclinaciones políticas, para hacer los impactos publicitarios más precisos. En un escrito, el organismo ha acusado a Google de “explotar datos personales sin suficiente control o preocupación por la protección de datos”.

El primero en dar la voz de alarma sobre este asunto fue Johnny Ryan, responsable de Políticas y Relaciones con la Industria del navegador Brave. Este modesto buscador, uno de los rivales de Google, fue lanzado en 2016 por el cofundador del proyecto Mozilla y creador de JavaScript, Brendan Eich.

Según el diario británico, Ryan habría descubierto esta práctica mientras intentaba monitorizar cómo se intercambiaban sus datos en Authorized Buyers, la casa de subastas de publicidad en tiempo real más grande del mundo. El funcionamiento de este marketplace es sencillo: piensen en un usuario que accede a una web de ropa deportiva en busca de unas zapatillas pero no completa la compra. La empresa sabe que ese puede ser un potencial cliente y paga a Google para que sus anuncios aparezcan en la próxima página a la que acceda. Hasta aquí, todo se produce de forma legal.

Lo que Ryan descubrió, sin embargo, es que Google le había incorporado un rastreador de identificación que alimentaba a compañías externas que iniciaban sesión en una página web oculta. Este rastreador no sólo detecta al usuario que visita su web sino que permite que otras compañías puedan seguir su rastro y espiar su comportamiento.

“Esta práctica se oculta de dos maneras: la forma más básica es que Google crea una página en blanco que el usuario nunca ve pero que permite a terceros espiar la navegación”, explica Ryan. “Aunque consultara hubiera consultado el registro de mi navegador, tampoco habría podido averiguarlo”, añade.

Estas prácticas no sólo vulneran las regulaciones de privacidad de la Unión Europea sino que van en contra de la propia política de Google respecto a la protección de datos personales y las relaciones con anunciantes. Una portavoz de la tecnológica ha asegurado que la compañía estaba cooperando con el regulador irlandés y declaró que Google “no sirve anuncios personalizados sin el consentimiento del usuario”.



  • Ver original en Expansion Directo
  • Publicado el jueves septiembre 5, 2019


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.