9 cosas que sólo los peores jefes se dicen a sí mismos - deGerencia.com
NOTICIA

9 cosas que sólo los peores jefes se dicen a sí mismos

El liderazgo es difícil. Ser el jefe es difícil, más cierto cuando eres dueño de tu propio negocio, porque todos las formas de liderazgo en última instancia, pasan por ti. 

Ser jefe no es tarea fácil, sobre todo cuando se asume este cargo por primera vez. En estos casos, la falta de experiencia y poca madurez para enfrentar algunas situaciones, puede traer consigo dificultades para el jefe y su equipo. Además, esta inexperiencia puede tener consecuencias en la forma de comunicación y la gestión de conflictos.

Tampoco es más sencillo para quines llevan años en la jefatura, porque siempre es estresante tener que atender asuntos complejos. Eso sí, no neguemos que ser jefe también puede ser increíblemente gratificante y satisfactorio, siempre y cuando la persona haga todo lo posible para inspirar, servir y liderar verdaderamente.

De acuerdo con el portal Inc. Magazine, el jefe que busca ser inspirador y mantener un liderazgo ejemplar, jamás debería decir las siguientes frases. A tomar nota. 

1. «No debería tener que agradecer a mis empleados por hacer su trabajo»

Sí, debería. Alabar a los empleados es lo más cortés que se puede hacer, y desde el punto de vista del rendimiento, la alabanza refuerza los comportamientos positivos y hace mucho más probable que esos comportamientos se reproduzcan en el futuro.

Por supuesto, espere que sus empleados hagan su trabajo, pero alábelos cuando lo hagan, porque ese es su trabajo.

2. «No tendría que trabajar bajo este tipo de presión»

Sí, debería. Únase al club del liderazgo. Cada jefe está atrapado en el medio, con los empleados y los clientes, vendedores, inversores.

Si las demandas parecen abrumadoras y lo alejan demasiado de su equipo, haga que sus empleados se involucren más en sus proyectos y responsabilidades. Estarán encantados de ayudar, especialmente si ganan habilidades y exposición en el proceso.

3. «No me pagan lo suficiente para hacer frente a esto»

Tiene razón. Los grandes líderes son crónicamente subcompensados ​​y subestimados, y eso probablemente nunca cambiará. Pero los grandes empleadores ven la satisfacción que obtienen de elogiar, desarrollar, liderar y ayudar a los empleados a alcanzar sus metas como parte de su paquete de compensación total.

Si no lo ve de esa manera, replanteece si quiere ejecutar un negocio. De lo contrario, siempre estará insatisfecho.

4. «Mis empleados trabajan mejor cuando los dejo solos»

Si eso es cierto, significa que usted es el problema. Los grandes empleados no necesitan (o quieren) que se les diga qué hacer, pero necesitan escuchar que hacen un gran trabajo, que les ayudará a aprender sobre nuevas direcciones o estrategias.

A todos les gusta algo de atención. Sólo asegúrese de que la atención que da tenga un impacto positivo.

5. «No tengo tiempo para tratar con todas las políticas / agendas / emociones»

La política de la compañía puede ser la clave, incluso para un dueño del negocio, en el comando total de la operación. Difícil. Es su empresa. Si la cultura es mala, arréglelo.

Si la política impide que la gente haga su trabajo o se desempeñe tan bien como pueda, arréglelo. Tener cuidado de cualquier problema que dificulta a sus empleados a dar lo mejor, es su trabajo. Haga su trabajo.

6. «No quiero que ella reciba demasiado crédito»

No tenga miedo de que sus empleados lo eclipsen. Su objetivo es que los empleados le eclipsen. Los grandes líderes se rodean de talento excepcional. Así es como se convierten en grandes líderes.

Cuanto mejor sea su equipo, y las personas que forman su equipo, mejor se va a ver.

7. «No sé por qué se quejan, fue lo suficientemente bueno para mí…»

¿Entrena a los empleados arrojándolos al fuego simplemente porque así fue como lo trataron una vez? Cada vez que sienta que algo era «lo suficientemente bueno para mí», significa que no es lo suficientemente bueno para sus empleados.

Determine la mejor manera de entrenar y desarrollar a los empleados, luego intente que se concrete. Cualquier mala experiencia que tuvo debería dar forma a un enfoque más positivo, no servir como un modelo.

8. «Necesito que me vean participando con mi equipo… así que voy a hablar con Kim»

Usted necesita conocer a los empleados a nivel personal, pero ¿se inclina hacia aquellos con quienes comparte intereses comunes? Tal vez sí, pero los empleados con quienes necesita conectar son a menudos aquellos con quien usted tiene menos cosas en común. Kim puede ser el camino más fácil… lo que significa que ella no debe ser la única persona en su lista de empleados.

Cada trabajador merece su atención y respeto. Así que piense en un interés. Haga preguntas y encuentre un interés común, incluso si es ayudar a esa persona a alcanzar su carrera y objetivos personales. Cuando hace un esfuerzo sincero, sus empleados harán fácil el camino. Después de todo, apreciamos naturalmente a cualquiera que esté interesado en nosotros.

9. «No me gusta, así que no voy a perder mi tiempo»

Pocas cosas son más incómodas que trabajar con, o simplemente hablar con, empleados que sienten que no les gusta.

Empece nuevamente. Diga: «Mike, no creo que nuestra relación de trabajo sea tan positiva como podría ser, estoy seguro de que es culpa mía. Realmente quiero mejorarlo». Entonces deja que Mike se despeje. 

Claro, puede que no le guste escuchar lo que dice, pero una vez que lo haga, sabrá cómo mejorar la situación. Hacer las cosas mejor es su trabajo…



  • Ver original en America Economia
  • Publicado el viernes junio 9, 2017


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.