3 habilidades del CIO para garantizar la continuidad de negocio - deGerencia.com
NOTICIA

3 habilidades del CIO para garantizar la continuidad de negocio

Los últimos meses han dejado una serie de aprendizajes críticos para las empresas en todo el mundo. La tecnología se ha distinguido como una herramienta clave para la operación de organizaciones de todo tipo y tamaño, por lo que, de cara a los retos que nos esperan frente a nuevas formas de trabajo, de convivencia y de hacer negocios, la continuidad operativa aparece como un una preocupación del sector privado hacia el 2021, al grado que 50% de las compañías declaran ver una oportunidad en contar con una mayor agilidad digital.

Frente al reto de posibilitar la productividad remota de los colaboradores, garantizar la resiliencia en la infraestructura digital es una prioridad para 40% de las empresas. Esto ha llevado a aumentar los recursos destinados a soluciones de infraestructura, ya sea de manera física o bajo modalidades de servicio, lo que ha incrementado las inversiones en el mercado de servidores en un 19.8% en comparación a los resultados del segundo trimestre del año anterior.

Al hablar de la importancia actual de los servidores para mantener la continuidad de negocio, es vital considerar características técnicas como el procesador, de modo que, sin importar que se trate de una solución sin sistema, virtualizada o en la nube, sea capaz de proveer acceso rápido a la información, de forma segura, con gran capacidad de respuesta y excelente desempeño.

Con una mayor adopción de tecnología empresarial, la figura del Chief Information Officer (CIO) se vuelve un elemento crítico en las organizaciones, que debe contar con ciertas capacidades para gestionar la infraestructura y los dispositivos, además de abrir una puerta a la innovación y ser el punto de inicio de una transformación operativa que va de adentro hacia afuera.

Recomendamos: 3 lecciones de las misiones espaciales sobre liderazgo y trabajo remoto
Para lograr esto, el perfil del Chief Information Officer requiere más que experiencia técnica y conocimiento de ingeniería. Tener ciertas habilidades de dirección puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso de una estrategia de continuidad, recuperación y/o reinvención del negocio:

Visión estratégica: estos profesionales deben tener visibilidad de lo que sucede en la organización, su rol tiene una pertinencia integral para todas las áreas y tipos de usuarios, por lo que anticiparse a los posibles incidentes operativos, sin por ello descuidar los movimientos del mercado, es un elemento clave de su trabajo. Tal característica está particularmente presente en los profesionales de la seguridad, quienes están constantemente monitoreando en busca de brechas y vulnerabilidades a proteger, garantizando así la integridad de datos, recursos y personas.

Creatividad: con un entorno laboral en constante cambio, el CIO debe poder adaptarse a las circunstancias, especialmente en situaciones desafiantes, resolviendo problemas de manera eficiente e innovadora, este ejecutivo debe distinguirse por ser confiable. A nivel tecnológico podemos verlo aplicado en el cuidado de la disponibilidad de la infraestructura, un elemento que puede determinar la velocidad de respuesta de la compañía frente a las demandas de sus clientes, impactando también en la calidad de la atención o los servicios provistos.

Liderazgo: aunque la tecnología es su materia prima, la labor del CIO se refleja en las personas, por lo que la empatía, la colaboración y la comunicación con el resto de los empleados es una constante en sus jornadas: es un habilitador, algo que debe tener en cuenta al equilibrar las políticas de uso con el fomento a la productividad. Por ello una de sus principales preocupaciones debe ser el establecimiento de soluciones escalables, que puedan evolucionar a la par de los requerimientos de la compañía y brindar a los usuarios las herramientas que requieren para ser más eficaces en sus tareas.

Los usuarios y las empresas están cambiando cada vez más, con la adopción de soluciones digitales y el auge de modelos de trabajo flexible, los responsables de TI encaran el reto de anticiparse a las necesidades de clientes y colaboradores, haciendo de la tecnología una parte fundamental de la operación de cualquier negocio.

Hoy más que nunca, los especialistas en TI deben extender su labor más allá de la tecnología, la administración de sistemas comienza a converger con la administración de personal, cobrando un lado humano que antes segmentaba a las organizaciones en silos. Al contar con la infraestructura adecuada, el CIO puede dejar de preocuparse por la conectividad, el almacenamiento y la seguridad para empezar a priorizar los requerimientos de los usuarios, convertir las restricciones en oportunidades y hacer de la innovación el núcleo de las empresas.



  • Ver original en Alto Nivel
  • Publicado el viernes diciembre 4, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.