El reconocimiento efectivo no cuesta caro - deGerencia.com

El reconocimiento efectivo no cuesta caro

Por muchas riquezas que el hombre posea, y por grandes que sean la salud y las comodidades que disfrute, no se siente satisfecho si no cuenta con la estimación de los demás. – Blaise Pascal

¿Que piensa usted cuando le menciono la palabra reconocimiento? ¿Piensa acaso en una mayor remuneración, en bonos, regalos, premios o placas de empleado del mes? Si eso es lo que piensa, lamento informarle que esas cosas no son reconocimiento en sí mismas, pueden ser premios a una labor, una recompensa si se quiere… pero no reconocimiento. Este apunta a una necesidad que va mas allá de lo material y tangible acercándose a esa parte intangible del Ser que nos hace humanos.

Si analizamos la famosa pirámide de Maslow, notaremos que el reconocimiento incluye estimación, respeto y valoración hacia la persona que lo recibe, este se encuentra solo un paso antes de llegar a la sima de la pirámide en la cual encontramos la autorrealización. Y este es el punto, cuando ofrecemos el debido reconocimiento no solo satisfacemos la necesidad de aprecio y estima sino que sentamos las bases para que el empleado se sienta realizado.

Ahora bien, el hecho de que las cosas mencionadas antes no sean reconocimiento en si mismas, no significa que no podamos utilizarlas para anclar y recordar la estimación que le tenemos. Un buen reconocimiento debe incluir por lo menos una de estos cuatro factores: elogio, gratitud, oportunidad y respeto.

Elogio

A los empleados en general les gusta que el jefe, el líder o el mando a cargo le diga que ha logrado algo importante, el grado de satisfacción es directamente proporcional al cargo que ocupa, es decir cuando mas elevado sea el cargo de la persona que lo otorga, mayor nivel de satisfacción y estima siente el conducido que la recibe.

Sugerencias para un elogio efectivo (el cómo)

  1. Sea claro y conciso acerca de lo que elogia.
  2. Haga un elogio proporcional al logro. Si usted exagera se darán cuenta y no parecerá sincero, pero si es demasiado escueto tampoco será efectivo. Busque el momento oportuno. No espere meses para juzgar los resultados. Recuerde: elogiar antes del comienzo de la tarea, reafirma la confianza; Durante el transcurso, incentiva; y al final, da sentido de logro.

Cuándo hacerlo y dónde

  • Puede hacerlo en público, en privado, o ambos; siempre empezando por lo privado.
  • Si lo hace en público escoja la formalidad de una reunión de personal. Recuerde describir el logro alcanzado y luego pida un aplauso. Igualmente tome en cuenta que no a todos les gusta recibir elogios en público, por lo cual, asesórese de las preferencias del empleado. Si el que lo recibe parece incomodo en el momento, sea lo mas breve posible pero sin cortar de forma abrupta.
  • Asegúrese de estar elogiando a la persona correcta, una novelista británica del siglo XIX escribió: “cuando son los caballos los que han trabajado, es el cochero el que recibe la propina”.

Gracias

El gracias y el por favor, forman parte de las palabras mágicas que toda persona sin excepción debe utilizar si quiere resultados efectivos. Muchos piensan que agradecer a los empleados está de más, ya que en definitiva estan cumpliendo con su trabajo, sin embargo lo que usted piense no importa, ya que lo verdaderamente importante es lo que piensan ellos de usted y de sí mismos. Tampoco es necesario que agradezca a todos y cada uno, todo el tiempo, ya que esto desvirtuaría el verdadero valor de la palabra “gracias”. Pero, si un empleado realizo una labor que realmente fue útil, no dude en agradecerla. Mientras el elogio da sentido de logro, el agradecimiento da sentido de contribución, y si el empleado siente que su trabajo realmente aporta, se sentirá valorado y estimado.

Sugerencias a la hora de agradecer:

  • Diga “gracias” cara a cara; sonría, estreche la mano y explique en que le ha ayudado el empleado. Sea claro, preciso y especifico, evite las divagaciones.
  • Si lo ve oportuno, haga una nota manuscrita y firmada, ya que estas dan un toque personal. Muchos guardan esas notas durante años por lo que resulta una forma de reconocimiento con efecto residual. En definitiva como se dice en latín: “verba volant, scripta manent”.
  • En todo momento utilice el nombre de pila de la persona, utilizar el apellido despersonaliza al empleado y genera distancias innecesarias.

Oportunidad

La oportunidad es parte fundamental del reconocimiento eficaz. Brindarles a los conducidos nuevas oportunidades reafirmara su valía como miembro importante de la organización, aparte de otorgarle a la persona que lo recibe la posibilidad de que se desarrolle, generando nuevas habilidades. Esto puede incluir concederles mayor libertad para hacer su trabajo.

Sugerencias practicas:

  • Pídales su opinión sobre asuntos importantes. Inclúyalos en el proceso de toma de decisiones y reconozca su valiosa contribución. Tome nota de todas las ideas por más disparatadas que estas sean.
  • Otorgue mayor control a sus empleados sobre los proyectos, brindándoles mas libertad en los futuros.
  • Permita que ellos mismos seleccionen sus cursos y seminarios. Esto le dará a usted una noción de las habilidades que les gustaría desarrollar.

A medida que cultivan mayores habilidades y tienen mas responsabilidades dentro de la empresa (no necesariamente formales), se le puede permitir que decidan sus horarios siempre y cuando terminen el trabajo a tiempo, esto es muy útil porque le brinda al empleado la oportunidad de demostrar su confiabilidad y su eficacia aun con poca supervisión.

Interésese personalmente, hable con ellos y quite las barreras del cargo, converse para saber que piensan, como se sienten y cuales son sus aspiraciones, déles su apoyo para cumplirlas. Aumente su libertad paulatinamente, a medida que evidencian responsabilidad y capacidad de trabajar sin control. Recuerde que “control” y “supervisión” requieren las maquinas, las personas solo buscan “guía” y “orientación”

Respeto

El respeto es crucial, ya que los empleados desean ser valorados no solo por lo que hacen sino por lo que son. Este les aporta un sentido de identidad, ya que el respeto incluye tomar en cuenta las necesidades de estos. El respeto se demuestra brindándoles a estos un lugar seguro, limpio, y agradable para desarrollar su actividad. Intente conocer algo nuevo de cada persona que trabaja con usted. Trátelos como colaboradores y no como simples empleados.

Respeto y dignidad son el arco y la flecha necesarios para dar en el blanco de la valoración y la estima.

Estas fueron solo algunas ideas de carácter practico que ponemos a su disposición, en futuros artículos ampliaremos muchos de los conceptos que expusimos aquí.

Por eso haga del reconocimiento un habito, y de su empresa un lugar donde todos quieren pertenecer, si así lo hace sus empleados harán el resto.

Avatar

Diego Lo Destro

Actualmente es director de ICOEF Consultora (www.icoef.com.ar ) La misma se especializa en capacitación y coaching de gerentes, directivos y mandos medios, así como en equipos de ventas y detección de patologías empresariales. Se graduó como Técnico Superior en Periodismo y Locución. Consultor Master en Programación Neuro lingüística (PNL). Ha...

Más sobre Diego Lo Destro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Diego Lo Destro)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/el_reconocimiento_efectivo_no_cuesta_caro/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/icoef)