Visas para nómadas digitales, la estrategia de varios países para atraer residentes tras la pandemia - deGerencia.com
NOTICIA

Visas para nómadas digitales, la estrategia de varios países para atraer residentes tras la pandemia

A comienzos de marzo, la residente de Manhattan Sadie Millard visitó a su novio en Bermuda.

En aquel momento, Nueva York había comenzado a cerrar establecimientos debido al COVID-19.

En lugar de regresar a su hogar, se conectó desde la casa de su novio para hacer de forma remota su trabajo como directora administrativa de un corredor de bolsa en Wall Street.

Ahora, Millard espera no tener que volver a Nueva York, al menos por un tiempo.

Para ello está postulándose para un nuevo certificado de residencia de un año que Bermuda lanzó como parte del programa “Work from Bermuda”.

El programa se habilitó el pasado 1 de agosto y permitiría a Sadie trabajar remotamente por 12 meses en este territorio de ultramar británico situado a unos 1,050 kilómetros de la costa atlántica estadounidense.

“Pensé que si tenía que trabajar a distancia, mejor en Bermuda. Aquí me siento más segura por las medidas y regulaciones que el Gobierno ha impuesto para hacer pruebas y gestionar el virus”, explica Sadie.

Lo que el mundo puede aprender de los Países Bajos sobre el trabajo desde casa
“Y si tengo que volver a Nueva York para alguna reunión, desde Bermuda es más rápido el vuelo que conducir desde The Hamptons (un sitio vacacional neoyorquino)”.

“Si tengo que volver a Nueva York para alguna reunión, desde Bermuda es más rápido el vuelo que conducir desde The Hamptons (un sitio vacacional neoyorquino)”.

Bermuda es uno de los pequeños territorios y naciones que, tras contener con éxito la primera ola del virus, ahora lanzan visas de un año para trabajadores remotos.

Estos países buscan impulsar sus economías atrayendo monedas extranjeras.

Estos programas de visa suponen una versión 2.0 del estilo nómada de vida. Una versión más calmada y calculadora que probablemente atraiga a una audiencia distinta ahora que el trabajo remoto se ha extendido por completo.

Un cambio en mitad de la pandemia

El mundo corporativo, tradicionalmente reacio al trabajo remoto, ahora está más abierto a esta opción como resultado de la pandemia.

En una encuesta global realizada por la consultora estadounidense Gartner, más del 80% de 127 líderes de compañías estuvieron dispuestos a permitir el trabajo remoto a tiempo parcial incluso cuando ya sea seguro regresar a la oficina.

Buenas noticias para muchos trabajadores que se han pasado el confinamiento intentando no compartir espacio con sus parejas en la mesa de la cocina.

“La gente se ha pasado las últimas cuatro décadas pidiendo más flexibilidad para trabajar desde casa y la pandemia lo ha conseguido en mucho menos tiempo que cualquier sindicato”, dice Dave Cook, un investigador de doctorado del departamento de Antropología de la University College de Londres.

Bermuda se ha presentado como una residencia atractiva para algunos trabajadores pudientes de la costa este de Estados Unidos.

Por ello, opciones como Bermuda no solo son atractivas, sino también realistas.

El Gobierno de Bermuda, tras abrir fronteras el 1 de julio, notó que los turistas preguntaban cómo extender sus visas de 90 días.

Además, muchos de ellos empezaron a hacer cosas que jamás hacían, como apuntarse al gimnasio o reservar villas durante meses.

“Ahí se nos encendió la bombilla“, dice Glenn Jones, consejero delegado interino de la Autoridad de Turismo de Bermuda.

La mayoría de los 131 trabajadores remotos que han aplicado no son los típicos nómadas digitales que en la última década se han mudado a Bali, Medellín o Lisboa.

Con la generalización del trabajo remoto, muchos turistas comenzaron a alquilar villas a largo plazo.
Muchos de ellos son como Millard. Gente de negocios bien posicionadas de la costa este de Estados Unidos que han estado pasando fines de semana en Bermuda durante años.

Además de la tarifa de $263 dólares de la solicitud de la visa, no hay muchas otras restricciones. Permite entradas y salidas múltiples.

Hay que presentar un seguro médico con validez, demostrar un sustento económico suficiente y, en caso de ser estudiante, estar involucrado en algún programa universitario.

Por lo demás, se vive como cualquier otro residente temporal.

“Esperamos que esta visa sea como una prueba para muchas personas de negocio, ya que podrían enamorarse del lugar y querer convertirlo en su hogar comercial permanente”, dice Jones.

Una oportunidad única

Bermuda es solo un ejemplo de estas iniciativas de trabajo remoto emergente.

La isla caribeña de Barbados implementó un programa similar de 12 meses el pasado 24 de julio.

Es más caro que el de Bermuda. Cuesta $2,000 dólares para individuos y $3,000 dólares para familias. Para postularse, los ingresos anuales deben ser mínimo $50,000 dólares.

Barbados también lanzó un programa de visas para nómadas digitales, pero más selectivo que el de Bermuda.
Georgia, otro país dependiente del turismo, anunció un proyecto similar para atraer nómadas digitales en julio. Pero la ministra de Economía, Natia Turnava, ha revelado pocos detalles.

Todos estos lugares ofreciendo nuevos tipos de visa han tenido pocas infecciones por coronavirus y han puesto protocolos estrictos.

La mayoría de estos programas se crearon rápidamente para relanzar el turismo con viajeros a largo plazo que suponen menos riesgo de COVID-19 que aquellos que entran y salen.

5 razones por las que las reuniones a través de Zoom son tan agotadoras
Pero estas ofertas para nómadas digitales han estado desarrollándose en otros países incluso antes de la pandemia.



  • Ver original en La Opinion
  • Publicado el martes septiembre 1, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.