Préstamos personales, una opción que gana popularidad - deGerencia.com
NOTICIA

Préstamos personales, una opción que gana popularidad

Igual que hace década y media llegaban a los buzones cartas con ofertas de tarjetas de crédito, en los últimos meses las que más se reciben son las que ofrecen préstamos personales. Por parte de bancos con nombres comerciales conocidos pero también de entidades financieras en la red con nombres que no siempre suenan mucho.

Y muchas personas están aceptando estas ofertas hasta el punto de que es la categoría de deuda que más rápido está creciendo.

Esa tendencia es la que recogen las cifras que manejaba el bureau de crédito Experian el mes pasado. Aunque apenas son el 2% del total de créditos concedidos, comparado con hipotecas, préstamos para autos, para estudiantes o tarjetas, ya hay 38.4 millones de cuentas con préstamos personales en todo el país, un 11% más que el año pasado.

En el segundo trimestre de este año los balances de este tipo de crédito ascendían a $305,000 millones, un incremento del 12%. El aumento no es solo con respecto al mismo periodo del año anterior para un préstamo que hasta muy recientemente se consideraba como una herramienta de último recurso.

Según Experian ha sido la irrupción de las empresas de finanzas con soluciones tecnológicas las que están abriendo las compuertas para que el dinero fluya a través de los préstamos personales o personal loans. Es más fácil para cualificar por estos préstamos personales no asegurados con estas compañías y los consumidores lo están aprovechando. De hecho casi es suyo casi la mitad del mercado de este tipo de préstamos

Este bureau explica que el 28% de quien tiene un préstamo personal lo hace para financiar grandes compras y el 17% para mejoras en el hogar. Ahora bien, el 26% lo hacen para consolidad deuda y un 9% para refinanciar un crédito ya existente. Estas últimas opciones tienen sentido para ciertas cantidades y situaciones como el caso de las tarjetas de crédito porque mantener balances altos en estas sale muy caro.

El APR o tasa de interés de las tarjetas está rondando el 20% mientras que hay préstamos personales que pueden obtenerse por tasas de interés significativamente inferiores, algunos por menos de un 4% siempre y cuando quien lo solicite tenga una buena historia crediticia.

¿Cree que le puede interesar?

Déjenos recordarles cómo funciona, porque es una responsabilidad más, para hacer mejores cuentas y calcular los riesgos.

¿Qué es? Es un préstamo por una cantidad de dinero determinada que puede usar para lo que necesite. Una hipoteca es para comprar una casa, un préstamo de auto es para hacerse con uno, y el de estudiante es para estudiar. Con el personal puede hacer con el dinero lo que necesite: pagar facturas médicas, renovar la cocina, consolidar todas las deudas o tomar vacaciones.

¿Cómo se paga? A diferencia de las tarjetas de crédito se paga como el resto de los créditos, con pagos fijos durante el plazo que se haya fijado hasta que esté devuelto. El plazo puede llegar a ser de varios años.

¿Intereses? El APR puede ser de un dígito porcentual o dos, dependiendo del perfil crediticio del acreedor, y es normalmente fijo. La tasa suele ser más alta que la de otros créditos como los hipotecarios por ejemplo porque suelen ser “insecured”, es decir que no es necesario un colateral (como la casa en los casos de hipotecas) para asegurar el pago. Si consigue uno con colateral, posiblemente la tasa de interés sea menor.

¿Qué hay que tener en cuenta para pedirlo? Como en todas las operaciones crediticias, es vital que su informe de crédito esté en la mejor situación posible. Procure que su calificación sea elevada porque cuanto más alta sea, mejor tasa de interés puede tener. Otro elemento que el banco, credit union o empresa de fintech tendrá en cuenta es lo que ingresa con respecto a lo que debe. A los prestamistas no les gusta que el ratio que sale de esa cuenta (debt to income o DTI ratio) esté por encima del 43%, según Experian.

Calcular el DTI

Sume cuanto dedica a pagar deudas al mes. Hipotecas, tarjetas de crédito, el préstamo del carro.
Divídalo por lo que ingresa mensualmente antes de impuestos.
Convierta ese decimal en porcentaje. Ese es el ratio que quiere ver la entidad de préstamo.



  • Ver original en La Opinion
  • Publicado el miércoles noviembre 13, 2019


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.