Organigrama de una empresa pequeña: estructura - deGerencia.com
NOTICIA

Organigrama de una empresa pequeña: estructura

Las empresas utilizan diagramas que representan su estructura para mostrar una imagen explicativa de la cadena de mando y ayudar a los empleados a comprender las jerarquías. El organigrama de una empresa pequeña o mediana es tan necesario como el de un negocio de mayor tamaño, ya que en todos los casos es preciso operar con una estructura organizacional definida.

Una configuración estratégica y bien pensada aclara las relaciones entre roles y respalda la buena comunicación. En la práctica, la creación del organigrama de una empresa pequeña puede resultar en un flujo de proceso de trabajo eficiente y efectivo, que fomente el desarrollo del equipo y evite confusiones.

¿Cómo se plantea el organigrama de una empresa pequeña?

La gerencia o liderazgo superior deberán ser quienes determinen el tipo de estructura que adoptará el organigrama de una empresa pequeña, mediana o grande. Pueden elaborar el organigrama empresarial de distintas formas. Lo importante es que la estructura que elijan sirva de apoyo a las operaciones internas, facilitando la comprensión del trabajo y la transparencia en la cadena de mando.

Antes de centrarse en crear el organigrama, puede ser recomendable responder a preguntas como las siguientes:

¿Cuáles son las agrupaciones funcionales de los procesos de trabajo?
¿Existen agrupaciones naturales de equipos, grupos de trabajo o unidades?
El liderazgo superior tendrá que analizar todas las funciones y determinar cómo les gustaría que se organicen y lleven a cabo las actividades laborales. Este proceso de autoevaluación servirá también para identificar las relaciones en la cadena de mando y las obligaciones de reporting (tanto verticales como horizontales).

¿Cuáles son las estructuras organizativas empresariales más comunes?

Estructura organizativa matricial. Este modelo sirve para estructurar niveles tanto horizontal como verticalmente. Desde este enfoque estructural, los empleados pueden ser parte de un grupo funcional (como el área de ingeniería, por ejemplo) pero, a la vez, podrían formar parte de un equipo que apoya el desarrollo de nuevos productos. Este tipo de estructura puede tener miembros de diferentes grupos trabajando juntos para desarrollar una nueva línea de productos. La ventaja de una estructura organizacional matricial es que refleja la responsabilidad de los empleados, no solo en cuanto a su departamento sino también en lo que respecta a los proyectos en marcha. El desafío con este tipo de organigrama en una empresa pequeña se presenta cuando los empleados reciben instrucciones de dos gerentes diferentes y necesitan priorizar sus responsabilidades laborales.

Estructura organizacional funcional. Es el modelo más común, ya que agrupa a los individuos por funciones específicas. Así, los distintos departamentos se organizan por separando, reflejando una administración independientemente. Por ejemplo, los gerentes de diferentes áreas funcionales informan a un solo director o Manager, que tiene responsabilidad sobre todas las áreas operativas. La ventaja de este tipo de estructura es que las funciones están separadas por la experiencia, pero los desafíos se presentan cuando diferentes áreas funcionales se convierten en silos que se centran solo en su área de responsabilidad y no respaldan la función de otros departamentos. Un problema que no suele afectar al organigrama en una empresa pequeña, puesto que no existe tanta separación en la práctica.

Estructura organizativa de producto. A veces, el organigrama de una empresa pequeña se debe organizar en base a un tipo de producto específico. Es preciso entonces crear grupos donde cada gerente supervise todos los aspectos relacionados con una línea de productos en particular. La ventaja de este tipo de estructura es que organiza los productos por categoría, pero puede crear procesos completamente separados de otras líneas de productos dentro de la organización.

Al crear el organigrama de una empresa pequeña se puede pensar también en una estructura organizacional que gire en torno al cliente o se distribuya por criterios geográficos. Independientemente del tipo de modelo que se aplique, es importante tener en cuenta que, operar dentro de una estructura definida, con buenos procesos de comunicación y flujos de trabajo, ayuda a garantizar una gestión eficiente de los recursos: personas, tiempo y dinero…



  • Ver original en Retos Directivos
  • Publicado el miércoles abril 1, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.