“No volveremos a la misma economía” que antes existía - deGerencia.com
NOTICIA

“No volveremos a la misma economía” que antes existía

Normalmente, los funcionarios de la Reserva Federal se esfuerzan mucho por ser implacablemente optimistas. Pero durante una mesa redonda del Banco Central Europeo, el jueves 12 de noviembre, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, admitió abiertamente que “no volveremos a la misma economía”. Y advirtió severamente que “Nos estamos recuperando, pero a una economía diferente y será una que esté más apalancada por la tecnología, y me preocupa que lo haga aún más difícil de lo que fue para muchos trabajadores”.

Sobre los últimos, el líder del banco central dijo que se estaba refiriendo específicamente a “los trabajadores… con salarios relativamente bajos, que están soportando la peor parte”, muchos de los cuales son mujeres y minorías.

“Una economía diferente”

Además, su uso de la frase “una economía diferente” realmente me llamó la atención.

Cuando estoy tratando de darle una mala noticia a alguien, de una manera amable, a menudo uso la palabra “diferente” para describir cómo serán las cosas en el futuro, y creo que Powell está haciendo lo mismo aquí. Sabe que no hay forma de que las cosas “vuelvan a la normalidad” en el corto plazo, y tiene razón en estar particularmente preocupado por cómo esto afectará a los trabajadores con salarios bajos.

Los trabajadores con salarios bajos han estado perdiendo sus puestos de trabajo a un ritmo mucho más alto que los demás, y las pérdidas de puestos de trabajo siguen llegando.

Vuelven los despidos masivos

El jueves 12 de noviembre, nos enteramos del informe del Departamento de Trabajo que mostró, por undécima semana consecutiva, que las nuevas solicitudes de desempleo ascendieron a menos de 1 millón. Y los nuevos reclamos aún no se han reducido por debajo de los 700,000 desde el inicio de la pandemia y se han mantenido muy por encima de los niveles anteriores al brote. Mientras que en el 2019, las nuevas solicitudes iniciales de desempleo llegaron a un promedio de poco más de 200,000 por semana.

Y al 24 de octubre, un total de 21.16 millones de estadounidenses llevaban a su casa algún tipo de asistencia por desempleo. Mientras que hace un año, ese número era de solo 1.45 millones. En otras palabras, estamos en medio de una pesadilla nacional de desempleo.

Riesgos de más despidos

Y muchos analistas están profundamente preocupados de que la nueva ola de bloqueos que ahora está comenzando a ocurrir en todo el país provoque un nuevo aumento en los despidos, ya que “los consumidores pueden volverse más cautelosos al viajar, ir de compras, salir a cenar y visitar gimnasios, peluquerías y otros negocios minoristas”.

Las empresas de muchos sectores podrían recortar puestos de trabajo o jornadas laborales. En los últimos días, el resurgimiento del virus ha provocado restricciones más estrictas en las empresas, principalmente restaurantes y bares, en una variedad de estados, incluidos Texas, Nueva York, Maryland y Oregón, según los reportes de los medios. “El riesgo puede ser de más despidos a medida que aumentan los casos de coronavirus y algunos estados imponen restricciones a la actividad”, dijo Nancy Vanden Houten, economista de la firma de pronósticos Oxford Economics.

La amenaza a nuevos encierros

Además está el hecho de que uno de los expertos de la nueva junta asesora de COVID-19 de Joe Biden, quiere un bloqueo nacional completo durante al menos un mes, una vez que Biden esté en la Casa Blanca. No hace falta decir que eso empeoraría mucho la depresión económica que estamos sufriendo actualmente.

De hecho, una nueva encuesta ha encontrado que sólo el 49% de todos los estadounidenses “sería muy probable que se quedara en casa durante un mes si los funcionarios de salud lo recomendaran”, según muestra la última encuesta de Gallup. Y eso significa que la otra mitad no lo hará o no estaría dispuesta.

Un escenario de pesadilla

Antes de la pandemia, Victoria Pérez, de 38 años, tenía dos trabajos, pero los perdió rápidamente una vez que apareció COVID. Ahora ella y sus hijos viven en viviendas urbanas en Oakland, California, y están a solo un paso de quedarse sin hogar. Después de la temporada navideña, ¿qué se supone que debe hacer si no puede encontrar un nuevo trabajo?

Ser una persona sin hogar ya es bastante malo. Cuando agregas niños a la ecuación, estamos hablando del tipo de escenario de pesadilla por el que nadie debería tener que pasar. Desafortunadamente, las filas de las personas sin hogar están explotando en todo el país a medida que la economía de EE.UU. se derrumba frente a nuestros ojos.



  • Ver original en La Tribuna Hispana
  • Publicado el sábado noviembre 21, 2020
  • Noticia local de Estados Unidos


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.