NOTICIA

¿Los líderes nacen o se hacen? Experimentado CEO tiene una teoría

Para algunas personas, la pregunta de si los líderes nacen o se hacen es verdaderamente intelectual: tema para un buen debate en el aula o la cena. Pero para las personas en puestos gerenciales que deben contratar, promover y despedir gente, la pregunta “¿quién tiene las cualidades para dirigir?” definitivamente tiene más importancia.

Acertar en la respuesta puede impulsar la cultura y rendimiento de una organización a nuevos niveles. Equivocarse también tendrá un impacto, pero negativo.

Entonces, ¿cuál es la respuesta? Ya que estamos hablando de la vida real, obviamente no es ni clara ni simple. Los hechos son que algunos rasgos de liderazgo son innatos, y tienen un enorme significado y relevancia. Por otro lado, se pueden desarrollar dos rasgos clave de liderazgo con capacitación y experiencia; de hecho, debe ser así.

Sin embargo, antes de ir más lejos, hablemos de nuestra definición de liderazgo. Está compuesto por cinco rasgos esenciales. Estos rasgos, por cierto, no incluyen la integridad, que es un requisito en cualquier posición de liderazgo, o la inteligencia, que también es algo indispensable en el complejo mercado global hoy en día. Tampoco incluyen la madurez emocional, otra necesidad. Estas tres características son básicas y obvias.

Así que vayamos más allá de lo mencionado. Según nuestra experiencia, el primer rasgo esencial del liderazgo es la energía positiva: la capacidad de ir y venir con un vigor saludable y una actitud optimista durante los días buenos y malos.

El segundo es la capacidad de motivar a los demás, liberando su energía positiva para escalar cualquier montaña.

El tercer rasgo es la perspicacia: la capacidad de tomar decisiones difíciles, de decir sí o no, y evitar el ‘tal vez’.

El cuarto rasgo es el talento para ejecutar, simplemente hacer las cosas.

Quinto y último, los líderes tienen pasión. Ellos tienen mucho interés en su trabajo. Sudan la camiseta; ellos creen.

Como se imaginarán, la energía positiva y la capacidad de motivar son cualidades invariables. Básicamente son parte de nuestra personalidad. Del mismo modo, la pasión es algo innato. Algunas personas parecen estar cargadas de intensidad y curiosidad; naturalmente aman a las personas, la vida y el trabajo. Está en ellos. Son ellos.

La perspicacia y la capacidad de ejecutar son diferentes. Los nuevos empleados rara vez muestran estas cualidades en forma pulida, e incluso los gerentes de nivel intermedio se benefician al capacitarse en ambos rasgos. Pero el mejor maestro para estos dos rasgos es el ‘frente de batalla’. Y esto se debe a que la perspicacia y la ejecución son en gran medida una función de la confianza en uno mismo….



  • Ver original en Gestion
  • Publicado el miércoles agosto 1, 2018


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.