La receta de Suecia: cómo hizo para revertir la huida de empresarios como el dueño de Ikea y convertirse en una cuna de startups - deGerencia.com
NOTICIA

La receta de Suecia: cómo hizo para revertir la huida de empresarios como el dueño de Ikea y convertirse en una cuna de startups

Un posteo del empresario Alec Oxenford, el fundador de OLX, en Twitter, generó un intercambio de opiniones sobre el “modelo sueco”, una sociedad a la que el presidente Alberto Fernández se refirió como ejemplo de lo que querría para la Argentina, pero de cuyo gobierno había criticado la respuesta al coronavirus en los primeros meses de la pandemia.

“Tras el éxodo de empresarios como el fundador de Ikea -Ingvar Kamprad- Suecia concluyó q lo mejor para el pueblo sueco era bajar impuestos. Eliminó el impuesto a la riqueza y bajó el impuesto a las ganancias y propiedades. Así generó inversión, empleo y crecimiento. Les fue bien”, señaló Oxenford. Tuvo algunas respuestas sobre el alto nivel del gasto público, asociado al “Estado de Bienestar” sueco, pero no cedió. “Para el sector formal que paga impuestos, la presión impositiva en Argentina es más del 50%, más alta que en Suecia, donde no hay informalidad. El problema es que hay muchos que no pagan impuestos en Argentina, pero los impuestos son altísimos. De los más altos del mundo”, insistió.

Suecia no es el modelo ortodoxamente estatista que algunos suponen, aunque mantiene la base de un “Estado de Bienestar” en el que la mayoría de los ciudadanos paga impuesto sobre sus ingresos. En los 70s llegó a tener una tasa tope de 85% de impuesto a las ganancias. La transición hacia un nuevo modelo fue algo más larga de lo que sugiere Oxenford. Kamprad se fue de Suecia en 1973 y recién en 1991, debido a una crisis financiera a la que el gobierno respondió llevando las tasas de interés al 500 % para evitar una devaluación, el país escandinavo reorganizó su economía. Desreguló desde los taxis hasta la electricidad, las telecomunicaciones, los ferrocarriles y el transporte aéreo y favoreció la inversión reduciendo el impuesto a las ganancias corporativas del 52 al 30%,, con una tasa promedio inferior a la de EEUU.

Las reformas estimularon la competencia y la creación de empresas. Ya en la primera década del siglo XXI, además, eliminó el impuesto a la herencia y un impuesto especial a la riqueza, lo que favoreció la inyección de crédito e inversión en nuevos proyectos. El impuesto a las ganancias personales es relativamente llano: casi todos los suecos, no sólo los ricos, lo pagan, pero están satisfechos con la calidad y gratuidad de la educación y salud pública que tienen a cambio.

Las reformas resultaron en una notable ola de emprendedorismo, que trascendió a escala mundial. Así, además de marcas como Volvo y Ericsson, Suecia es sede de Spotify, la plataforma de música por streaming; Klarna, un servicio de pagos online; y King, una compañía de software de juegos. Un artículo en la revista norteamericana The Atlantic destaca, por ejemplo, que Estocolmo, la capital sueca, es la segunda mayor fuente de “unicornios” (empresas de tecnología que valen más de USD 1.000 millones) per capita del mundo, superada solo por Silicon Valley. En Suecia hay 20 startups cada 1.000 empleados, contra sólo 5 en EEUU, según datos de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), suerte de centro de estudios de las economías desarrolladas del mundo…



  • Ver original en InfoBAE
  • Publicado el domingo septiembre 27, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.