La ‘explosión’ de las Fintech ha llegado en México - deGerencia.com
NOTICIA

La ‘explosión’ de las Fintech ha llegado en México

Gerardo Obregón Salorio recuerda aún aquel día de finales de 2012 como si hubiera pasado ayer. Luego de más de un año de venir trabajando en la creación de Prestadero, una compañía que, por medio de tecnología, permite a la gente dar o recibir préstamos, se apersonó en las oficinas de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y entró.

Ahí lo recibió el equipo de Jaime González Aguadé, en aquel tiempo presidente de la CNBV, con quien había concertado una cita para platicarle sobre el proyecto en el que se encontraba trabajando y la posibilidad de que pudiera, de alguna manera, ser regulado.

Suscríbete a Forbes México

ADVERTISING

ADVERTISING

Durante poco más de media hora, Obregón presentó al titular de la comisión cada detalle de Prestadero; sin embargo, nada de eso sirvió, toda vez que, al terminar su plática, el directivo estaba prácticamente como al principio: no comprendía cómo funcionaba el modelo de la compañía ni, mucho menos, el alcance que podía tener la palabra “fintech”.

“En el momento en que terminó la conversación con González Aguadé, me di cuenta de que él realmente no tenía idea de lo que significaba lo que yo estaba haciendo, ni en lo que consistía una fintech”, detalla a Forbes México, sonriente, el emprendedor.

Y es que, por aquellos días, eran realmente pocas las personas en el país que habían incorporado en su vocabulario este concepto, siendo únicamente un puñado de sujetos los que, a lo largo y ancho de México, sabían con precisión a qué se refería y qué significaba esta idea de las fintech.

La palabra invitaba a pensar en algo complicado; sin embargo, la esencia y significado del concepto fintech era más sencillo de lo que podía pensarse: Encontrar, vía la tecnología, distintas soluciones a los sesgos existentes en el sistema financiero mexicano.

Al igual que Gerardo, esta palabra la entiendieron también otros personajes, como Adolfo Babatz, fundador de la empresa de medios de pago Clip; David Arana, quien está detrás de Konfío, firma enfocada en ofrecer créditos para las pequeñas y medianas empresas (Pymes); o Vicente Fenoll, fundador de Kubo Financiero, una plataforma de préstamos en línea e inversiones.

La era Fintech

Han pasado ya casi ocho años desde aquella histórica reunión entre Obregón Salorio y González Aguadé, y mucho, por no decir casi todo, ha cambiado durante este tiempo, básicamente porque, en este periodo, México alcanzó un despliegue bastante grande en torno a la tendencia de la tecnología financiera.

Existe una serie de números, desarrollados en su mayoría por la plataforma de análisis Finnovista, que claramente demuestra la magnitud de la explosión que registró en este periodo el mundo fintech en el país.

El primero de ellos es el del crecimiento paulatino que, a lo largo de los años, fue teniendo la cantidad de empresas que trabajan bajo esta tendencia en territorio mexicano. Aquí se registra que el país pasó de tener 158 empresas fintech en 2016, a conseguir, en este año, un total de 441 compañías de esta naturaleza.

Pero no se trata de un número cualquiera: ya con este volumen nuestro país se ubica como el territorio que mayor número de fintechs ha visto nacer en toda Latinoamérica, colocándose por encima de países como Brasil (377), Colombia (180), Chile (112) y Argentina (110).

Las cosas no se quedan únicamente ahí, toda vez que también existe más capital disponible para este tipo de compañías. De acuerdo con la última evaluación realizada en el país por Finnovista, hasta un 60% de las startups de tecnología financiera mexicanas han recibido ya algún tipo de fondeo.

Este porcentaje es validado inclusive por los propios fondos de venture capital (VC) nacionales, quienes hoy están poniendo especial atención sobre lo que está sucediendo con estas compañías.

“Claramente, a nosotros nos interesa mucho todo lo que está pasando hoy con las fintechs en México. Tan sólo de nuestro tercer fondo, alrededor de un 25% lo destinamos a empresas de tecnología financiera, y esperamos que, para nuestro cuarto fondo, tengamos un porcentaje similar en este rubro”, explica Alejandro Diez Barroso, Managing Partner de Dila Capital.

Es así como este interés de los fondos ha permitido que se generen cada vez rondas de inversión semilla más altas en las compañías, como las logradas por startups como Klar, un neobanco que levantó 7.5 millones de dólares (mdd), o Minu, una empresa de acceso al salario laborado, que consiguió 6.6 mdd en 2019.

Asimismo, destaca el éxito que han tenido algunas otras firmas mexicanas, que han levantado, en tiempos recientes, megarrondas de inversión, como es el caso de Clip, Konfío o AlphaCredit, las cuales han recibido hasta 100 mdd cada una, provenientes de fondos internacionales con presencia en Latinoamérica, como es el caso de SoftBank.

“Veo que existe realmente un apetito enorme por lo que está pasando en temas de fintech aquí. El país ha avanzado muy positivamente en el ecosistema y hoy tiene la oportunidad de despegar aun más”, comenta sobre este tema Cristian Huertas, Country Manager del banco digital español Bnext en México.

Es todo este contexto el que ya ha permitido reducir de un 11.3% a un 4.5% el porcentaje de mortandad de este tipo de compañías en el país, ofreciendo las fintechs en nuestro territorio ya hasta 60,000 empleos y alcanzando un valor de operación anual que supera los 68,409 millones de pesos (mdp), esta última cifra, de acuerdo con una evaluación hecha por la aceleradora Endeavor.

Razones de éxito

Pero, a qué se debe que haya crecido de esta manera el fintech en México? Hay tres razones que, de acuerdo con Andrés Fontao, Managing Partner de Finnovista, potenciaron la presente situación.

La primera de ellas es que el ecosistema emprendedor del país en general finalmente tuvo, en este tiempo, un despliegue importante, desarrollado no sólo por empresas nacientes, sino también por la aparición de otros actores importantes dentro de esta cadena, como lo son los fondos, las aceleradoras y las universidades.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

En segundo lugar, este impulso llevó a los emprendedores a buscar oportunidades de negocio que, invariablemente, llegaron hasta el área de las firmas ligadas a la banca y toda clase de servicios financieros, sitio donde, hasta hace poco, existía un marco de innovación muy reducido.

“Existe hoy una oportunidad enorme para transformar los sistemas financieros, porque es una industria que ha avanzado muy lentamente en temas de innovación; esto, básicamente porque, hasta hoy, no habían tenido nunca que preocuparse por hacerlo”, explica Fontao.

Este tema está directamente relacionado con la poca inclusión financiera que existe tanto en nuestro país como, en general, en América Latina, región del mundo en la que, de acuerdo con datos del Banco Mundial (BM), apenas un 54.4% de la población adulta ha sido usuaria de sus servicios.

El último tema de peso que permitió este crecimiento, dice el experto, fue, sin duda alguna, la promulgación de la llamada Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, también conocida coloquilmente como Ley Fintech.

“México fue claramente pionero en su momento con la Ley Fintech, ya que construyó un marco regulatorio y estableció una cultura de reconocimiento para este tipo de empresas, lo que permitió que obtuvieran una validez real para operar”, cuenta el directivo de Finnovista.

Era justo esta regulación la que, desde seis años atrás, buscaba Gerardo Obregón, de Prestadero, y que, finalmente, a principios de 2018, se concretó.

“Como empresa, vimos entonces un crecimiento muy significativo, porque, antes de eso, mucha gente tenía una preocupación por el servicio que dábamos: no sabían si era real o podía ser un fraude. Esto nos permitió tener certeza jurídica y decirle a la gente: ‘Mira, nosotros estamos regulados’”, dice el emprendedor, cuya empresa ha otorgado, desde su nacimiento hasta hoy, alrededor de 470 mdp en créditos.

Pero, ¿qué fue lo que, en esencia, dejó la ley? Básicamente, explica Carlos Valderrama, fundador del despacho especializado en fintech Legal Paradox, una serie de herramientas que permitieron regular los monederos digitales y al crowdfunding (fondeo colectivo), además de que abrió un nuevo espacio regulatorio, llamado sandbox, para el análisis de modelos novedosos relacionados con tecnología financiera.

“Lo que te podría decir es que hay un antes y un después para México tras la promulgación de la ley, y lo que nos deja hoy a la distancia, es un crecimiento en el ecosistema fintech de hasta un 90%, además de que posicionó a México como líder en el tema en Latinoamérica, porque, inclusive a la fecha, muchos países están siguiendo nuestros pasos”, comenta Valderrama.

Esta situación también generó una diversificación importante en el tipo de empresas fintech que fueron surgiendo poco a poco en el país. En la actualidad, las tres principales categorías las integran, primero, firmas de pagos y remesas, con un 20%; después, compañías enfocadas en el préstamo para el consumo, con 12%; y, en tercer lugar, empresas de gestión financiera corporativa, que también se encuentran en un 12%.

Entre la 4T y la pandemia

Pero no todo ha sido miel sobre hojuelas para la evolución del ecosistema fintech en el país. La llegada de la nueva administración federal, encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, ha traído consigo retos importantes, sobre todo para el ala regulatoria, en manos de la CNBV.

Esto, básicamente, porque la política de austeridad implementada por este gobierno afectó la puesta en marcha de iniciativas al interior del organismo, que estaban enfocadas, entre otras cosas, a apoyar la evolución del marco fintech en el país.

Así lo señala Bernardo González, expresidente de la CNBV, quien estuvo directamente involucrado, prácticamente desde un inicio hasta su promulgación, en el desarrollo de la Ley Fintech.

“Desafortunadamente, lo que sucedió es que, en su gran mayoría, derivado de un tema de recorte de recursos presupuestales, se dio una salida importante de colaboradores especialistas de la comisión, además de que el mismo hecho hizo que no se concretara la creación de espacios importantes que estaban en proceso de planeación y consolidación, como era una vicepresidencia exclusivamente dedicada a fintech y otra para ciberseguridad”, relata el hoy titular de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore).

La comisión registró, para este 2020, una contracción en su presupuesto de un -16.3%, en comparación con el año pasado, lo que la llevó a pasar de recibir 1,699 mdp, a 1,465 mdp.

Aunado a esta situación, la pandemia global generada por el nuevo coronavirus SARSCov-2 ralentizó en la CNBV los procesos de aprobación que estaban sobre la mesa, para un total de 94 startups fintech mexicanas que estaban buscando obtener el aval en esta situación. Se prevé que esta circunstancia se acomode para mediados del mes de agosto.

“Ha sido la combinación de todos estos efectos lo que ha vuelto más lentos los esfuerzos internos que están dedicados a la emisión de regulación secundaria”, señala González.

A pesar de esta situación compleja que se ha presentado en los últimos tiempos desde dos frentes distintos, el especialista en temas regulatorios advierte que, como dice un argumento de la famosa película de Steven Spielberg, Jurassic Park, “la naturaleza seguirá encontrando su camino”.

Y esto es precisamente lo que ha sucedido, toda vez que la crisis sanitaria también ha traído consigo oportunidades importantes para el ecosistema mexicano de tecnología financiera, a quien benefició el confinamiento que muchas personas tuvieron que hacer para evitar contagiarse.

“Claramente, a raíz de esta situación, muchas personas tuvieron que relacionarse con los servicios financieros digitales para poder hacer transacciones, como transferencias, compras en línea o solicitud de préstamos; y esto ha llevado a que… éste no es un dato nuestro pero vale la pena retomarlo, se haya incrementado hasta cinco veces la descarga de aplicaciones fintech”, comenta Andrés Fontao, de Finnovista.

Es con el conocimiento de este contexto, que Alejandro Diez Barroso, Managing Partner del fondo Dila Capital, hoy se aventura con seguridad a declarar lo siguiente: “Creo que la pandemia adelantó hasta dos o tres años la evolución de las cosas para las fintechs, las cuales tienen hoy en sus manos una gran posibilidad de ser aun más ganadoras. Muy probablemente, nosotros estaremos ahí para seguir aprendiendo e invirtiendo en cada una de esas grandes oportunidades”



  • Ver original en Forbes Mexico
  • Publicado el sábado octubre 10, 2020
  • Noticia local de México


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.