La crisis del COVID-19 pone en jaque la estabilidad financiera global - deGerencia.com
NOTICIA

La crisis del COVID-19 pone en jaque la estabilidad financiera global

La pandemia global por el COVID-19 entraña complicaciones no vistas tanto en materia de sanitaria como en la estabilidad económica y financiera. Los gobiernos han optado por la prioridad de salvar vidas a través de confinamientos, en mayor o menor grado de dureza.

La perspectiva económica para 2020 que tenemos hoy encima de la mesa, es que el crecimiento económico veremos este año ha pasado de un 3% positivo a un 3% negativo, considerándose la peor caída desde la crisis financiera mundial de 2008-2009.

Y semejante impacto económico conlleva poner en jaque la estabilidad financiera global, que es un elemento crucial para la posterior recuperación económica que a día de hoy sigue existiendo un alto grado de incertidumbre.

De hecho, esta inquietud se manifestó en las bolsas que al fin y al cabo descuentan las expectativas de los inversores. Los mercados de valores experimentaron la caída más rápida de la historia con el S&P 500 cayendo un 20% desde su máximo en sólo 16 sesiones de negociación. Las caídas de los precios de los activos alcanzaron aproximadamente la mitad de la magnitud observada en 2008-09 en el peor momento de la venta, y la volatilidad implícita se disparó en todas las clases de activos, en algunos casos hasta los niveles observados por última vez durante la crisis financiera mundial.

Las condiciones volátiles del mercado durante febrero y marzo provocaron una huida hacia los activos seguros y la liquidez entre los inversores. Las rentabilidades de los bonos del Estado en Alemania y en los Estados Unidos cayeron bruscamente, en términos netos, reflejando tanto la disminución de las primas de plazo.

Las entidades bancarias tendrian más capital y una situación de posición de liquidez mejorada que en la etapa pasada de crisis y, además, hemos visto incluso numerosas pruebas de estrés como mecanismo de supervisión que, en principio, podríamos decir que debería ser un sello de calidad para que los inversores confíen en la banca.

A ello, hay que sumar las medidas de liquidez por parte del BCE que debería ayudar a muchas economías y ofrecer un alivio ante las tensiones liquidez que está viviendo el sector privado.

Pero si todas estas condiciones de la banca la llevan a una mejor posición que en 2008 ¿por qué las caídas en los precios de las acciones bancarias han llevado al sector bancario europeo a cotizar por debajo de las referencias se la gran crisis? De hecho, cómo vemos en el siguiente gráfico representado por el Stoxx 600 Banks, el índice bursátil europeo lo encontramos 54 puntos mientras que en el peor escenario de la gran crisis alcanzó mínimos en 106 puntos.

Los precios de las acciones cayeron en promedio alrededor del 35% durante este período y hasta el 60% en algunos países. Si se utilizan las valoraciones del mercado para calcular los coeficientes de capital de los bancos, en lugar de los valores contables en libroa, muchos bancos parecerían tener una capitalización débil, similar a los niveles de la crisis financiera mundial…



  • Ver original en El Blog Salmon
  • Publicado el lunes mayo 11, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.