El desafío de recuperar el empleo perdido en la pandemia - deGerencia.com
NOTICIA

El desafío de recuperar el empleo perdido en la pandemia

En su última aparición pública, Roberto Lavagna propuso una fórmula para generar empleo privado: desdoblar el marco laboral vigente. El ex ministro de Economía sostuvo que “no basta que el sistema actual proteja al 49,5%, los incluidos. Hace falta también uno nuevo, que incluya a los que hoy sufren la exclusión absoluta”. Aludió sin decirlo expresamente al surgimiento de nuevas actividades y servicios, como el delivery y el transporte de personas y mercaderías, todas basadas en el cuentapropismo.

Expertos y economistas coinciden en que la problemática laboral en el ámbito privado es de máxima prioridad. Y que debería encabezar la agenda de la pospandemia, en paralelo con la reactivación de la economía, “una condición necesaria pero insuficiente para crear puestos de trabajo de calidad”, opina Roxana Maurizio, investigadora del Conicet y docente de la UBA. Las cuarentenas, la recesión y los avances tecnológicos son desafíos a superar. “El empleo ya no será igual”, subraya Juan Bour, economista jefe de Fiel.

Las estadísticas del Ministerio de Trabajo reflejan el impacto de la cuarentena. De marzo a mayo se perdieron 302.200 empleos formales, de los cuales 187.000 son asalariados privados, es decir, trabajos en relación de dependencia. El resto son monotributistas, autónomos y empleados de casas particulares.

En el último año, el desempleo pasó del 10,4% al 15,5%. El cuadro es más grave ya que el ajuste laboral llegó por otras vías. Sólo en mayo, las empresas suspendieron 740.000 trabajadores, que representan el 12% del total, lo que implica una reducción salarial de hecho para el personal afectado. “Mirado en perspectiva, la pérdida de empleo no fue tan grande. En 2002, el desempleo llegó al 22% y en esta crisis no vamos a llegar a ese porcentaje”, aclara Ricardo Delgado, director de la consultora Analytica.

El decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Di Tella, Eduardo Levy Yeyati, coincide pero aclara que lo peor todavía no llegó. “Estamos con un derrumbe en el trabajo independiente e informal. Entre los asalariados privados aún no lo vemos por completo por la combinación de la prohibición de despidos, las suspensiones con recortes salariales y la asistencia del Estado (ATP)”, señaló al ser consultado por el Económico.

Delgado cree que en este contexto recesivo, “la mayoría de los gremios convalidaron pérdidas del salario real para tratar de proteger las fuentes de trabajo”. Menciona varios acuerdos paritarios recientes (Camioneros, Cetera y Bancarios, entre otros) que acordaron subas muy por debajo de la inflación proyectada. Y por estos motivos (medidas oficiales y regulaciones), el empleo privado en el país cayó apenas 2,5%, que contrasta con los índices de Canadá (19,2%), Estados Unidos (13,8%), Chile (12,2%) y Brasil (7,5%).

Tal como dice Yeyati, lo peor todavía no se vio. Las consultoras privadas proyectan que este año se perderán entre 800.000 (Analytica) y 1 millón de puestos de trabajo (Fiel). Precisamente, Bour remarca que esa es la dimensión del desafío para la pospandemia: reconstruir más de 1 millón de empleos perdidos durante la crisis, lo que requiere “flexibilizar los marcos laborales”, sentencia.

Sobre este punto, expone las propias estadísticas oficiales. Del total de la masa de trabajadores registrados (11,7 millones), 9 millones son empleados con relación de dependencia. El resto son monotributistas (casi 1,5 millones), autónomos (370.000), empleadas domésticas (470.000) y monotributistas sociales (358.000)…



  • Ver original en El Clarin
  • Publicado el domingo agosto 16, 2020
  • Noticia local de Argentina


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.