Diez claves para crear y dirigir una empresa - deGerencia.com
NOTICIA

Diez claves para crear y dirigir una empresa

Si su sueño es dejar su puesto de trabajo y convertirse en empresario, primero debe tener clara su estrategia, incluso antes de buscar los recursos para convertir en realidad su idea de negocio.

Eso permitirá superar el primero de muchos obstáculos a los que se tienen que enfrentar los emprendedores. Así lo concluyen dos expertos en el tema de la Escuela de Negocios de la Universidad Antonio de Nebrija de España: Carlos de Benito Álvarez, director, y Miguel Rechea Alberola, Profesor y coordinador del máster oficial en Creación y Dirección de Empresas de esa institución, quienes ofrecen el programa en convenio con la Universidad EAN.

Para los dos especialistas, el mercado laboral requiere de talentosos profesionales con características de un emprendedor. «Las empresas en esta crisis se encontraron con problemas para adaptarse a los cambios, no fueron dinámicas y sus directivos sufren ahora para encontrar las soluciones a este panorama. Por eso requieren trabajadores con calidad de empresarios», afirma Álvarez.

¿Y cómo se forma un empresario? A partir de su experiencia como trabajador: «Un emprendedor, primero es una persona que tiene un sueño y lo quiere hacer realidad», sostiene Álvarez. Pero no solo eso, necesita cualidades como facilidad para adaptarse a los cambios, rapidez para encontrar soluciones y dinamismo en la parte estratégica y comercial.

«A muchos se les facilita la estrategia y hacer los negocios, pero fracasan porque delegan en terceros el manejo de la contabilidad y de su caja. En el programa formamos empresarios con bases en todas esas áreas y que aprenden de los que ya tienen empresa y han pasado por esas dificultades», agrega Rechea.

Por eso, añaden, una persona que quiere fundar una compañía debe tener características como:

Confianza en sí mismo para ejecutar su proyecto.
Visión para desarrollar su plan.
Ser razonable para que ese plan se ajuste a la realidad.
Tener que aprender el buen trato con la gente.
Identificar el mercado al que se dirige el producto de su empresa.
Saber cómo llegar a sus clientes potenciales a través de los diferentes canales comerciales.
Conocer los entornos fiscales y laborales en donde va a operar su empresa.
Desarrollar las habilidades de relación y dirección de personas para llevar su negocio hacia adelante.
Conocer los instrumentos clásicos de gestión.
Tener un cuadro de mando definido y el control de aspectos básicos como el financiero, es decir, sin delegar a terceros esta labor fundamental para el éxito de su empresa.
Hay que mantener la continuidad
La continuidad de las empresas familiares queda en entredicho cuando muere el fundador porque sus hijos no desean ‘esclavizarse’ en el negocio, como se dice popularmente. Esa es una realidad que afecta tanto a los países desarrollados como a los que están en desarrollo, sostienen los dos académicos.

«Son muy pocos los que creen en la empresa familiar», afirma Rechea. En su opinión hay que formar líderes que busquen seguir con esos negocios. Personas que en lugar de salir a buscar trabajo, lo encuentren en las empresas o negocios fundados por sus familiares.

«El 80 por ciento de las empresas son de origen familiar. Y pocas sobreviven a la segunda generación y todavía son menos las que continúan después de la tercera generación. Eso aplica para Colombia, España o cualquier país que uno quiera. Los países deben buscar la generación de emprendimiento, facilitar la creación de empresas porque así se forma la base para su crecimiento», dice Álvarez.



  • Tomado de El Tiempo (ya no está disponible online)
  • Publicado el miércoles marzo 25, 2009


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.