¿Cuándo fue la última vez que pensaste? - deGerencia.com
NOTICIA

¿Cuándo fue la última vez que pensaste?

“Si no actúas como piensas, vas a terminar pensando como actúas” decía B.Pascal.

Lo siento mucho, pero me gustaría que te hicieras una pregunta:

¿Cuándo fue la última vez que pensaste?

Si, tal cual la oyes. ¿Cuándo fue? ¿Y qué pensaste?

Enciendes la televisión , ves las redes sociales o escuchas alguna conversación tanto en el supermercado o por la calle y te preguntas:

¿DE VERDAD LA GENTE PIENSA?

Y no estoy hablando de Trump, del Real Madrid o del uso de las mascarillas o no. Digo en general.

¿Pensamos por nosotros mismos?

Cada día viendo hacía donde nos está llevando el ser humano, no tiene la culpa el virus de los huevos, sino el ser humano ante su falta de irresponsabilidad, te preguntas:

¿Alguna vez nos paramos a pensar? ¿Alguna vez dudamos de lo que estamos diciendo? ¿Por qué hablamos a gritos y no hablamos antes de escuchar a los demás?

Creo que las broncas que hay en los bares (ahora ya no) o en la televisión a base del futbol, se van a quedar cortas como sigamos así los seres humanos.

Defendemos ideas políticas del signo que sea, como si fuéramos unos hinchas ultras de un grupo musical o equipo de futbol. Perdemos amistades porque no aceptan que, con respeto, podamos tener ideas diferentes a las suyas. No pensamos lo que decimos, nos importa quien tengamos delante o qué pueda suceder…

Lo soltamos y ya. Y todo bajo el paraguas de “…si te gusta bien y si no, también. Me la pela todo el mundo”.

Creemos que somos lo que creemos que pensamos. Es decir, creemos que somos nuestras creencias, nuestros pensamientos. Pensamientos a los que hay que defender con uñas y dientes. Cuando en realidad estamos muy confundidos.

El ser humano debe ser flexible. Yo no pienso igual que como pensaba el 1 día que empecé a escribir. Yo no actúo de la misma manera ya que como cuando tenia 30 años .

Lo que creías con 7 años , ¿A qué no es lo mismo que lo que crees ahora?

Hemos cambiado de ideas, hemos preguntado, hemos sido curiosos investigando cosas que nos decían como “prohibidas”. Ha sido la vida , las experiencias, las personas, los libros o películas, las que nos han ido moldeando, perfilando, haciéndonos mucho mejores en alguna ocasión. En otras, pasa palabra.

Y ahora nos hemos vuelto unos hooligan de nuestras ideas que defendemos a muerte, sin ver ni querer ver más allá de ellas.

Eso no es pensar, eso es berrear. Y es lo que hacemos últimamente.

Berreamos, no pensamos.

Si es que además la R.A.E lo dice con la definición de pensar: ” Formar o combinar ideas o juicios en la mente….Examinar mentalmente algo con atención para formar un juicio..”

Esto segundo si lo hacemos muy bien, todo lo que examinamos (o eso creemos, porque no le damos una oportunidad ni siquiera) que no entra dentro de lo establecido para nosotros, pensamos que es una mierda o lo atacamos.

¿Pero eso de formar o combinar ideas? poco o nada lo hacemos. Más bien “vomitamos” lo que creemos que somos, nuestra verdad absoluta.

¿Hacía donde vamos si no sabemos pensar? ¿Será una sociedad innovadora como tanto se habla, que respeta a todo el mundo y promulga la diversidad, si no sabemos pensar?

Las empresas, ahora tienen la “moda” de la diversidad. Todo debe ser diverso, p

Yo creo que se nos llena la boca hablando de muchas cosas que ni siquiera nos hemos parado a pensar de qué estamos hablando. Y mucho menos de las consecuencias que podría tener.

Ah, y pensar no quiere decir RECORDAR lo que te dijo tu amiga “la paca” sobre ése chico, lo que te hizo tal amigo esa noche o recordar la lista de la compra por si se te ha olvidado algo…Eso es RECORDAR, totalmente diferente a pensar por uno mismo.

Estos momentos que estamos viviendo, son esenciales para muchas cosas, pero sobre todo para empezar, pensar y no berrear.

Pero tú decides.



  • Ver original en Principios de un Comienzo
  • Publicado el jueves noviembre 12, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.