Cómo poner el precio correcto a tus servicios - deGerencia.com
NOTICIA

Cómo poner el precio correcto a tus servicios

Si quieres emprender un negocio hay un aspecto importante que debes de tratar con sumo cuidado: el precio.

Y es que dar un buen precio te asegurará tener las ganancias necesarias para que tu negocio siga en marcha e invertir para seguir creciendo. Aunque también podría ser un elemento en contra si los clientes creen que cobras demasiado.

Por eso, te compartimos algunos consejos para que des siempre el precio correcto.

Suma tus costos
Este es el método estándar para fijar precios. Lo primero que tienes que hacer es determinar el costo de fabricación de tu producto o lo que te sale proporcionar un servicio. Después, agrega a esta suma una cantidad adicional, la cual será tu ganancia.

Recuerda incluir en tus costos los gastos directos, indirectos y los fijos.

Calcula tus beneficios
Ya que sepas cuáles son tus costos, es hora de determinar el margen de beneficios o la ganancia que tendrás. En este punto debes asegurarte de cobrar lo justo, tanto para ti como para los clientes.

Una forma de hacer esto es ver a tu competencia. Fíjate en los precios que ellos ofrecen para darte una idea de la ganancia que obtienen. De esta forma, podrías darte cuenta que podrías añadir un margen de ganancia del 5%, cuando quizás planeabas poner un 2%.

Cobra por resultados
En muchas ocasiones cobrar por horas no es precisamente lo ideal. Más bien, lo que tienes que hacer es cobrar por el resultado que le darás al cliente.

Por ejemplo, si le das al cliente un servicio o producto de gran calidad, pero sólo te lleva 15 minutos hacerlo, no tienes que darlo barato sólo porque lo hiciste rápido. Por eso, lo mejor es cobrar por la calidad del resultado. ¡No te castigues por ser eficiente!

Cobra un poco más de lo que crees
No tengas miedo de pedir lo que verdaderamente crees que mereces. Recuerda que lo peor que puede pasar es que la gente no te pague, y aun entonces podrías bajar tu precio o negociar un poco.

Se entiende que, si apenas estás empezando, estés tentado a cobrar menos por tu posible falta de experiencia. Sin embargo, si das precios muy bajos, correrías el riesgo de no tener buenas ganancias o de hacer un trabajo de menor calidad.

¡Así que no te subestimes!

Ofrecer un buen precio te asegurará que tu negocio esté funcionando por mucho tiempo, ya que este punto es indispensable para que tengas las ganancias necesarias para crecer y que tus clientes sientan que están pagando lo justo.



  • Ver original en La Opinion
  • Publicado el viernes marzo 1, 2019


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.