Caos financiero: el derrumbe de los mercados en 10 claves - deGerencia.com
NOTICIA

Caos financiero: el derrumbe de los mercados en 10 claves

1. La irrupción del coronavirus, que empezó a golpear con fuerza en China a principios de año, obligó al gobierno de ese país a tomar medidas drásticas que terminaron por frenar de golpe la actividad económica en ese país.

2. En un mundo globalizado, de economías integradas y cadenas de producción diseminadas por todo el planeta, el freno de China se hizo sentir, básicamente porque todo el mundo, en mayor o menor medida, tiene intensas relaciones comerciales con China.

3. Esto provocó inicialmente una caída de materias primas, entre ellas el petróleo, que desató una guerra de precios disparada por la falta de acuerdo entre Rusia y Arabia Saudita para frenar la producción. El petróleo vale 60% menos que hace un mes.

4. La expansión del coronavirus llevó a los países a tomar medidas similares a las Chinas, recrudeciendo la contracción de la actividad económica. Trump cerró las fronteras aéreas, la Reserva Federal redujo las tasas de interés a cero y lanzó un fuerte paquete de auxilio para contener la avalancha. Por ahora no lo logró.

5. Naturalmente, los inversores van tomando nota, y como las proyecciones de crecimiento se van ajustando rápidamente a la baja, los precios de los activos financieros también lo hacen.

6. Además, las bolsas de Estados Unidos venían de 11 años consecutivos de suba, lo que llevó a los índices de Wall Street a los valores máximos históricos. El coronavirus fue un acelerador de la corrección que el mercado estaba esperando. Pero la velocidad de la caída impresiona a todos. Wall Street acumuló una desplome del 25% en apenas tres semanas.

7. El problema es que nadie sale a atajar a los vendedores, porque son muchos y necesitan vender para tapar las deudas que, gran parte de ellos, tomaron cuando los mercados estaban dulces. En un mundo de tasas de interés bajísimas, era muy atractivo pedir dinero prestado para apostar a los activos financieros. Otro factor que acelera la caída es que quienes invierten en fondos comunes piden el rescate de sus cuotas partes, y ante eso el administrador del fondo se ve obligado a vender, aunque no quiera.

8. Para el caso argentino, cualquier explicación parece ociosa. El mercado venía golpeado, tanto en bonos como en acciones, desde marzo de 2018, aceleró en agosto de 2019 y ahora no hizo más que profundizar la caída. Es un país que debe lidiar con acreedores en un contexto imposible, por las debilidades de la economía local y la tormenta global.

9. El temor al default es cada vez mayor. El riesgo país refleja el sentimiento de los bonistas. Hoy los seguros contra default se dispararon. Se pagan 35 dólares de seguro para cubrir bonos por valor de 100 dólares. Si no hay default, el inversor pierde 35 dólares. SI hay default, cobra 65 dólares.

10. El mundo y la situación local arrastran a las acciones argentinas y los bonos. Hay tantas precauciones contra el coronavirus como poco interés en mantener en cartera activos financieros locales.



  • Ver original en El Clarin
  • Publicado el martes marzo 17, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.