¿Tus acciones son acordes a tus valores? - deGerencia.com
NOTICIA

¿Tus acciones son acordes a tus valores?

“Cuando escoges tu comportamiento, escoges tus consecuencias”.

¿Hace cuánto tiempo que no auditas tu vida?

Todavía me acuerdo de mi época de auditor. Cuando ibas a las empresas y nada más entrar veías como se les endurecía la mandíbula porque sabían que ibas a “meter mano” en sus cuentas, en sus libros y ver que muchas veces lo que decían cara al exterior era absolutamente mentira.

Ver como te querían mentir, como se ponían nerviosos cuando veías que lo que estaban proclamando era mentira, era todo un show.

Pues hoy vamos a hacer ese proceso pero con nosotros mismos.

¿HACE CUÁNTO TIEMPO QUE NO TE AUDITAS A TI MISMO?

No hace falta meterse en redes sociales, para encontrarse con personas, empresas que se dan golpes en el pecho, para que te des cuenta que son de verdad, que son auténticos, que luchan por unos valores o ideales.

¿Qué bonito suena todo, verdad?

Pero en realidad te das cuenta, que lo hacían por aparentar. Que como Pescanova, las cuentas no eran como decían. Que los infectados de Londres hay que sumarle 16.000 personas más porque sino el miedo se apodera ya de la población. Que por aparentar algo, eres capaz de comprar seguidores en internet. Que por salir en un medio de comunicación te haces amigo de quien sea y después si te he visto no me acuerdo.

Podría seguir diciendo cosas de personas y empresas que exponen unos valores que luego realmente no son y me voy a parar, que sino me caliento.

Nos dejamos llevar por las acciones de los demás. Por las cosas tan bonitas que nos dicen, por las fotos que nos comparten y los me gustan que nos dan. Ya pensamos que esa persona es lo más. Y el pensamiento critico, lo dejamos para otros, si nos damos una ostia

Vivimos en un mundo donde importa más las apariencias que la verdad. Donde luchamos por ser felices, pero lo que nos importa el salvar nuestro culo y estatus a través del éxito, por lo civil o por lo criminal.

Por lo tanto, vivimos unos momentos, en que los nuestras acciones no concuerdan con nuestros valores, aunque los bañemos con ellos. Porque nos interesa más el estatus, el éxito a corto plazo, la palmada en la espalda o que nos inviten a hacer la misma tourne de directos en Instagram cansando ya a todo el mundo y sin decir nada.

Los valores para los idealistas, para los filósofos, para los otros…nosotros queremos el éxito para ya, aunque haya que mentir a los demás. Y lo peor de todo, A NOSOTROS MISMOS.

¿Y los valores donde quedan? …En realidad, ¿Qué coño es eso de los valores?

Pero eso si, creemos que esas acciones que estamos realizando, nos llevaran a lo más alto de nuestra felicidad. Cuando en realidad, nos llevará a lo más bajo de nuestra humanidad.

Porqué esas acciones, podrán llevarnos al éxito parcial, pero conllevarán ansiedad, miedo y sufrimiento para poderlos mantener.

No podemos ser de la nada un Don Nadie y de repente hablar del amor, la felicidad, la caridad, el poder de la marca personal y la ayuda al prójimo.

A este proceso a día de hoy le llaman REIVENCIÓN.

Las cosas no son así.

Los valores no salen de la nada y puedes ponértelos como un disfraz de Halloween. Somos seres que nos apegamos a lo que nos da tranquilidad, a lo que satisface nuestro ego y llena nuestros bolsillo.

Nuestros valores se expresan a través de nuestras acciones, se generan y desarrollan con ellas. Siempre que tomamos una acción, estamos demostrándonos y demostrando a los demás nuestros valores. Si esas acciones nos funcionan bien y nos sentimos bien con ellas, nuestros valores son altos y acordes a quienes somos. Pero si no es así, es hora de auditarnos.

Pero coordinar tus acciones en función de tus valores, es de bicho raro. Y por eso no damos ese paso adelante.

Te van a decir que eres raro, que eres coherente con tus valores y que ante una oportunidad prefieres ser sincero, claro, profesional, focalizado en el detalle, colaborativo, …en definitiva tener valores pudiendo perder una oportunidad o proyecto, antes que mentir o utilizar atajos para llegar antes que si hubieras utilizado valores.

Quizá pierdas un proyecto, quizá no te vayas a la cama con esa persona que tanto te gusta, quizá pierdas la oportunidad de publicar en esa editorial que tanto te apetece, quizá pasen cosas que no querrías que ocurrieran…

Pero te aseguro que:

.- Dormirás mejor. NO pensando a ver hasta que día dura tu mentira. O que mentira tienes que crear para tapar tu otra mentira.

.- La gente sabrá que eres tal cual. No se llevarán ninguna sorpresa contigo. Sin transparencias. Gustarás o no, pero sabrán quién eres.

.- Te aseguro que tu camino será mucho más largo, pero con mejores resultados, que los incoherentes. Esta crisis nos está demostrando, que a todo “cerdo le llega su San Martín”. Lo digo por los incoherentes, vende humos y prudentes que cuando necesitan un favor te lo piden, pero cuando tú lo necesitas, no están.

.- Tu marca como profesional o empresa, siempre será mas robusta, que la basada en modas y tendencias puntuales.

Querras o no, pero te aseguro, que la vida te dirá que te audites cada vez que tus actos no estén de acuerdo valores.

Que tus acciones no estén de acuerdo con tus acciones, siempre provocará que el resultado de la auditoría no se favorable. Audítate antes que la vida te lo ordene.



  • Ver original en Principios de un Comienzo
  • Publicado el jueves octubre 8, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.