"La experiencia de los mayores es un valor clave para la economía" - Marianne Thyssen - deGerencia.com
NOTICIA

“La experiencia de los mayores es un valor clave para la economía” – Marianne Thyssen

Curtida en la prestigiosa Universidad Católica de Lovaina la Vieja y en el Partido Cristiano Demócrata y Flamenco, Marianne Thyssen está a punto de cumplir tres años como comisaria europea de Empleo, Asuntos Sociales, Capacidad y Movilidad Laboral. A sus 61 años, la inclusión y los mecanismos de protección social se han convertido en destacadas claves de su sólida labor, tal cual acredita en esta conversación exclusiva con ABC.

-¿Cuál es el impacto del envejecimiento en la economía del futuro?

-Vivimos más que en el pasado. Un bebé nacido hoy aquí en Lisboa puede llegar a vivir hasta los 81 años, como mínimo; tres años más que en 2004. En todo el mundo, hay unos 700 millones de personas por encima de los 60 años, una cifra que se duplicará en 2025. Nuestras sociedades están envejeciendo, y eso conlleva retos y oportunidades. Mientras la población de Europa aumentará en los próximos años, la proporción en edad laboral se encogerá: de los 306 millones de personas actuales a 267 en 2060. Hoy cuatro trabajadores sustentan a un pensionista con sus cotizaciones. Dentro de 43 años, la ‘ratio’ será de dos a uno. Si no actuamos, esto generará un problema para la sostenibilidad de las economías y nuestros sistemas de seguridad social.

-¿Qué deberían hacer los gobiernos?

-Los gobiernos nacionales juegan un papel fundamental porque se encargan del mercado laboral y social en cada país. Las necesarias reformas deben provenir de esos entornos nacionales. Siguiendo nuestras recomendaciones desde la Unión Europea, todos los estados miembros han reformado sus sistemas de pensiones porque, solo entre 2011 y 2015, el número de personas trabajando entre los 55 y los 64 años se incrementó un 5%. Además, están nuestras iniciativas en el terreno del equilibrio laboral y ya hemos sentado las bases que nos ayudarán en esta Europa más envejecida que viene.

-¿Puede caer el crecimiento económico en virtud de ese envejecimiento en ciernes?

-Sin duda, el envejecimiento plantea retos al estado del bienestar, a la participación cívica y al tejido social. Por eso, la Comisión Europea se afana en promover un papel activo en las personas mayores, lo que implica facilitárselo. La experiencia es un valor fundamental para nuestras economías y, manteniéndose activa, esa gente puede pasar el testigo a las nuevas generaciones. No podemos olvidar que la economía está evolucionando y eso ofrece más oportunidades para que la población trabaje y sea independiente durante más tiempo. Es lo que se llama la economía de plata, cuyas estimaciones globales apuntan a unos dos millones y medio de euros anuales.

-¿Cree usted que una sociedad con más edad significará cambios en los hábitos de consumo?

-La economía de plata es particularmente dinámica. La gente más madura tiene sus propias necesidades y preferencias, como cualquier otra franja de edad. Esto implica nuevos productos y servicios. Pero, naturalmente, la sostenibilidad es la prioridad para el futuro. Nuestro objetivo debería centrarse en hacer el mejor uso posible de nuestros recursos y redistribuir las oportunidades de forma intergeneracional. Esta es la esencia de la innovación social, una forma más sostenible de redirigir los retos sociales. Un buen ejemplo es el programa escocés de teleatención, que promueve vivir de manera independiente. Para impulsar el intercambio de ideas en este sentido, vamos a organizar en noviembre una conferencia en Lisboa.

-¿Puede el envejecimiento desembocar en el declive de Europa?

-En absoluto. De alguna forma, eso implicaría que la gente mayor es menos ‘útil’, o incluso una carga, cuando lo cierto es exactamente lo contrario. Ellos pueden contribuir a nuestra sociedad en la medida en que les facilitamos los medios para realizar esa labor. Al mismo tiempo, a medio y largo plazo, Europa necesita ser capaz de atraer y exprimir el talento que se precisa. El envejecimiento de la sociedad es un fenómeno global, no nacional.

“Los ingresos en la jubilación deben permitir llevar una vida sin agobios”
“El envejecimiento tiene, sin duda, una gran influencia en la sostenibilidad de los sistemas de pensiones. Por esta razón, casi todos los países de la Unión Europea han reformado ya (o están en camino de hacerlo) esos sistemas, con la idea de anticipar esta evolución”, declara Marianne Thyssen antes de proseguir: “Hemos comprobado que los estados miembros han tomado ya medidas para prolongar la vida laboral de la población y limitar las jubilaciones antes de tiempo. Todo esto se hace teniendo en cuenta que las pensiones han de ligarse a la esperanza de vida. Resulta esencial para poder asegurar los sistemas de pensiones. Pero la sostenibilidad también significa que sean suficientes. Frente a las restricciones fiscales, deberíamos hacer hincapié en que los ingresos en la edad de jubilación permitan llevar una vida adecuada, sin agobios. Por eso, desde la Comisión nos preocupamos en incentivar los ahorros suplementarios de la gente…



  • Ver original en Diario ABC
  • Publicado el jueves octubre 5, 2017


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.