10 buenas prácticas para la gestión de proyectos - deGerencia.com
NOTICIA

10 buenas prácticas para la gestión de proyectos

Durante tus estudios en gestión de proyectos, probablemente te has encontrado con cantidad de herramientas y consejos que has probado y olvidado al cabo de unas semanas.

Al poner en práctica los principios generales de la gestión de proyectos, es importante no olvidarse de pequeños detalles que vale la pena considerar.

En este artículo y su infografía se incluyen 10 buenas prácticas para la gestión de proyectos que frecuentemente se pasan por alto. Siempre que empieces un proyecto, repasa esta lista para asegurarte de no olvidar ni un solo principio, que podría contribuir considerablemente en el éxito del proyecto.

1. Comunícate con todas las partes interesadas del proyecto

Desde el primer día en que se inicia un proyecto, tienes que comunicar sus objetivos y metas. No te centres en unas pocas personas, dirígete a todas las partes interesadas del proyecto. Esto engloba personas clave como miembros del equipo, gestores, patrocinadores del proyecto, clientes y usuarios importantes.

2. Crea un equipo de respuesta a las amenazas

Los proyectos y las tareas están sujetos a diferentes niveles de riesgo. Por eso, siempre debes contar con la ayuda de un equipo de respuesta ante amenazas. Este te puede ayudar a que el proyecto siempre esté en verde, evitar el ámbar… e incluso el temido rojo. Considera al equipo de respuesta ante amenazas como la primera línea de defensa cuando surjan problemas.

3. Celebra una reunión de inicio del proyecto

Con el fin de gestionar un buen proyecto y conseguir que todas las partes interesadas estén en sintonía, celebra una reunión inicial. Tienes que incluir a todas aquellas personas que vayan a participar en el proyecto, de forma que las expectativas se gestionen de antemano. Cuanto antes las controles, mejor.

Esto ayuda a comunicar mejor las tareas y responsabilidades a varios miembros del equipo más adelante. Asegurarte de que todo el mundo esté al tanto del proyecto desde el principio es una forma sencilla y eficaz de llevar un buen proyecto a la fase de producción.

4. Utiliza un documento detallado de definición del trabajo

Un problema habitual en la gestión de proyectos es el de aclarar quién es el responsable de cada parte. Un documento de trabajo detallado acabará con la incertidumbre y la confusión. Documenta claramente qué parte del trabajo tiene que realizar cada equipo o persona, de forma que todos sepan claramente el nivel esfuerzo requerido. Para que cada persona entienda su responsabilidad respecto al proyecto, utiliza un documento detallado de definición del trabajo y pide a todas las partes interesadas que firmen el acuerdo.

5. Crea un plan de trabajo detallado

Formalizar el plan de trabajo del proyecto es fundamental para cumplir los plazos y alcanzar las metas. Sin un plan de trabajo detallado, tampoco hay un plan documentado para las diferentes fases del proyecto. Lo que se puede medir se consigue, por lo que un plan de trabajo detallado es una forma sencilla de medir las partes variables de un proyecto…



  • Ver original en EmprendedoresNews
  • Publicado el viernes septiembre 28, 2018


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.